La Gloria Es De Dios Min Int

Es verdad

“Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada y la hemos visto y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos” (1 Juan 1:1-3).
El apóstol Juan está insistiendo en que lo que él testifica acerca de Jesús es verdad. No lo está inventando. Pedro insistió en lo mismo: “No os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad” (2 Pedro 1:16). Esto no es un cuento chino, es la verdad. Ellos no confabularon una religión para conseguir adeptos; cuentan lo que han vivido. ¿Por qué insisten tanto en que sus testimonios son ciertos? Porque parece mentira que Dios tomaría forma humana y vendría a este mundo y viviría en pobreza y sufriría y moriría la muerte terrible de la cruz para salvar a su creación. Es absurdo. ¿Quién podría creer tal cosa? No entra en la cabeza humana.

    Los apóstoles eran conscientes de que lo que ellos predicaban sonaba a cuento. ¡Sonaba a locura! Cuesta creerlo. Nosotros lo hemos oído desde que nacimos, pero cuando ellos empezaban a predicar, era increíble, en el sentido más literal de la palabra. ¡Que este pobre predicador de Galilea era Dios! Tontería. Ridículo. El mensaje de los apóstoles era objeto de burla. Por eso insisten en que no mientan cuando dicen que “lo que era desde el principio… se nos manifestó”, en otras palabras, que el eterno Dios se hizo carne. Se hizo carne y hueso: “Lo hemos oído, lo hemos visto con nuestros ojos, lo hemos contemplado y palpado con nuestras manos”. O sea, Dios se hizo humano y real y tan concreto que se podía verle, se podía oírle hablar, se podía tocarle. “Lo hemos visto con nuestro ojos”. Insisten: “No con los ojos de nuestra imaginación, sino con los ojos de la cara, con estos propios ojos con los que hemos estado viendo toda la vida. Estos. Con estos ojos hemos visto el Verbo encarnado que había estado con el Padre desde la eternidad y vino a este mundo”. Esto es lo que están diciendo. Con nuestros oídos hemos escuchado a Dios hablar, no por un breve momento, sino durante tres años. Hemos convivido con la eterna Palabra de Dios, la Palabra que sale de Su boca, de su alma, el que procede de Dios; a Éste conocemos. Es un milagro. Vale. Pero es cierto.

    ¡Lo dice cinco veces!: “Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos… porque la vida fue manifestada, y la hemos visto…lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos”. Ver, contemplar es percibir con los ojos; ser manifestado significa que fue hecho visible. Lo invisible y eterno fue hecho visible, palpable y presente.

El evangelio que creemos no es una invención humana, sino la pura verdad; aunque parece imposible, es cierto. Y tenemos el testimonio no de una persona que tuvo una visión o un sueño, sino de los once apóstoles que convivieron con Él, que le conocieron, y le conocen, y juntamente con ellos de centenares más que testifican de lo mismo. Nuestra fe es histórica. Ninguna otra religión en el mundo de hoy tiene una base histórica como la nuestra. El Islam es creación de una sola persona, y él no pretendía ser eterno, ni haber hecho milagros, ni haber muerto por nuestros pecados, ni haber resucitado, pero Jesús sí, y sus seguidores testifican que es verdad. Lo que creemos es verídico, plenamente fiable. ¡Aleluya!


Enviado por el Hno. Mario Caballero

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.