La Gloria Es De Dios Min Int

El campo de los Pastores

«En esa misma región había pastores que pasaban la noche en el campo cuidando a sus rebaños.» Lucas 2.8

El viaje de María y José de Nazaret a Belén está por llegar a su fin. Sólo les quedan unas pocas millas para llegar a Belén. El camino los lleva por el pozo de Raquel, y les hace recordar cuando Jacob y su familia pasaron por allí, cientos de años antes.

También los lleva por los campos de los pastores, donde las ovejas seguramente estaban alimentándose mansamente bajo el cuidado de sus pastores. María y José no tenían idea que pronto se encontrarían cara a cara con esos pastores. No tenían idea que esos pastores serían los primeros en comprender que el Salvador había nacido. No tenían idea que un coro de ángeles les habría de cantar: «¡Gloria a Dios en las alturas!» (Lucas 2.14).

Tampoco tenían idea que, años después, su hijo se llamaría a sí mismo el «buen pastor». Él sería el Buen Pastor que habría de dar su vida por sus ovejas (Juan 10.11). Y esas ovejas somos usted, yo, y el mundo entero.

Por CPTLN

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.