La Gloria Es De Dios Min Int

La batalla espiritual

“Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros… Confesaos vuestros ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho” (Santiago 4:6, 7 y 5:16).

            Aquí en estos versículos de Santiago tenemos tres pasos que podemos aplicar cuando estamos orando por una enfermedad nuestro o por una situación difícil que enfrentamos.

1.      Confesar el pecado. Empezamos aquí. Si la enfermedad viene para que veamos algún pecado, lo primero es examinarnos y pedir al Señor que nos muestre si tenemos pecado. Puede ser un descuido de nuestra parte, un desorden en nuestra vida, una relación ilícita, una actitud incorrecta, una reacción frente a algo que nos ha pasado que no agrada a Dios, una relación que no funciona por nuestra parte, un enfado, un resentimiento, un rechazo a algo que Dios ha permitido, etc. Buscamos a Dios en oración y le damos oportunidad para mostrarnos si hay algo nuestro detrás de esta enfermedad. Si es por algo entre nosotros y un hermano, confesamos el pecado. Si es algo entre nosotros y Dios, hay que repararlo.

2.      Someternos a Dios. Resistir al diablo. Si esta enfermedad, o situación desagradable, ha venido de parte de Dios, lo acepto, si no, no. Si ha venido de parte del enemigo, lo rechazo y le resisto. Quiero la voluntad de Dios para mí, pero no tengo que aceptar lo que el diablo me manda. Esto fuera. ¿Esta enfermedad es para la gloria de Dios? Si lo es, aunque a mí no me gusta, la acepto como su voluntad para mí. Si ha venido de parte del enemigo para que no haga la voluntad de Dios, entonces lo rechazo.

3.      Si no lo sé, pido a Dios que me lo hago ver, o sencillamente oro así: “Señor, si esta enfermedad ha venido de ti, bien, lo acepto, pero si no, lo rechazo”.Resistir al diablo es no permitir que ningún propósito suyo se cumpla, no caer en pensamientos que vienen de él, no entretener ningún pensamiento malo acerca de Dios, no tener lástima de mí misma, no permitir ninguna actitud negativa hacia nadie, y no usar la enfermedad como excusa para no hacer lo que Dios está pidiendo de mí, ni para llamar la atención, ni para manipular a otros, ni para sentir pena por mí misma. El diablo ve que no se cumpla el fin que él tuvo en mente, y se va. 

Por ejemplo, una familia misionera con cuatro hijos se tiene que presentar delante de los oficiales del país donde están, porque la ley en cuanto a permisos para extranjeros ha cambiado y posiblemente se tendrán que salir durante unos meses. Esto sería un trastorno enorme. Han pedido oración. Es cuestión de resistir al diablo, que obviamente no los quiere allí, y someternos a la voluntad de Dios. Habiendo resistido al enemigo, pedimos que tengan gracia en los ojos de las autoridades para que los dejen quedarse. Si se tienen que salir, lo tomaremos como la voluntad de Dios para ellos.
“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vida hasta la muerte” (Ap. 12:11). En voz alto, oro lo siguiente (una oración escrita por Derek Prince): “Mi cuerpo es templo del Espíritu Santo, redimido, limpiado y santificado por la sangre de Jesús. El diablo no tiene ningún lugar en mí, ningún poder sobre mí,  ningunas reclamaciones pendientes contra mí; todo ha sido resuelto por la sangre de Jesús. He vencido a Satanás por la sangre del Cordero, y por la palabra de mi testimonio, y no amo mi vida hasta la muerte”. Esta es mi posición. Y yo estoy firme en ella.

Enviado por el Hno. Mario Caballero

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.