La Gloria Es De Dios Min Int

Para consultar a Dios

“Vinieron a mi algunos de los ancianos de Israel, y se sentaron delante de mí. Y vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, estos hombrees han puestos sus ídolos en su corazón… ¿Acaso he de ser yo en modo alguno consultado por ellos?” (Ez. 14:1-3).

            Estos ancianos del pueblo de Israel vinieron al profeta para oír la palabra de Dios por medio de él, pero eran hombres con el corazón dividido: por un lado profesaban fe en Dios e interés en su palabra, pero por otro practicaban la idolatría: “Han puesto sus ídolos en su corazón”. Dios se molesta mucho y dice que de ninguna manera será consultado por ellos. La respuesta de Dios es: “Por tanto, dí a la casa de Israel: Así dice Jehová el Señor: Convertíos, y volveos de vuestros ídolos, y apartad vuestro rostro de todas vuestras abominaciones, porque cualquier hombre que hubiere apartado de andar en pos de mí y hubiere puesto sus ídolos en su corazón, y viniere al profeta para preguntarle por mí, yo Jehová le responderé por mí mismo: y pondré mi rostro contra aquel hombre, y le pondré por señal y lo cortaré de en medio de mi pueblo; y sabréis que yo soy Jehová” (v.7, 8). Dios no tolera el corazón dividido. No dará a conocer su palabra a hombres que no la practican.

            Lo mismo es cierto ahora. Alguien dice que quiere conocer la voluntad de Dios, pero ha puesto sus ídolos en su corazón, y espera que Dios le conteste. Pues, Dios no revela su voluntad a los que aman a sus ídolos más a Él. ¿Cuáles son sus ídolos? Prestigio. Dinero. Éxito. Una buena reputación. La admiración de la gente. Si estos son sus ídolos, lo que realmente están pidiendo a Dios es que les muestre el camino a la autorrealización y la felicidad para conseguir lo que ellos quieren en la vida. “Oh Señor, quiero conocer tu voluntad. ¿qué quieres que estudie para conseguir éxito en la vida?”. “Señor, ¿dónde quieres que viva para estar lo más cómoda posible?”  “Señor, ¿a qué iglesia quieres que vaya para sentirme bien, para servirte en lo que yo quiero, para tener reconocimiento, para oír lo que me apetezca?”. Dios no revela su voluntad a los que la buscan con deseos egoístas.

            Lo triste de esta lectura es que estos hombres que vinieron al profeta Ezequiel para consultar a Dios eran los ancianos de Israel, o sea, sus líderes políticos. Eran personas respetadas y con autoridad sobre el pueblo, y estaban practicando la religión judía la idolatría. Otra cosa triste es que estaban engañados. Podrían haber quedado en sus casas, pero vinieron a escucha lo que Ezequiel tiene que decir de parte de Dios. Pensaban que realmente querían conocer la palabra de Dios por medio de su profeta.

            ¿Estás en el ministerio? ¿Eres un líder espiritual? ¿Quieres servir a Dios? Si realmente quieres conocer la voluntad de Dios, si quieres conocer su palabra para ti y para su pueblo, tienes que dejar toda idolatría de tu corazón, y amar a Dios exclusivamente. Deja todo deseo para el éxito, la popularidad, el poder, la gratificación personal, el dinero, y la satisfacción de tus deseos personales, y busca solamente a Dios, solamente su gloria, solamente su reino y su justicia, y entonces el Señor será consultado por ti, se te abrirá y te dará a conocer su Palabra, sus caminos, su voluntad para ti vida y te dará a conocer a sí mismo.   

Enviado por el Hno. Mario Caballero

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.