La Gloria Es De Dios Min Int

El eterno amor de Dios

“Así ha dicho Jehová: El pueblo que escapó de la espada halló gracia en el desierto, cuando Israel iba en busca de reposo. Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia” (Jer. 31:2, 3).

        Cuando Dios escoge, es para siempre. Si nos apartamos, hará lo necesario para que volvamos, pero no se desentenderá de su pueblo. Israel provocó a Dios a ira, les castigó con los babilonios, y habiéndolos castigado, mostró misericordia a los que habían sobrevivido. Les dijo que se entregasen al ejercito babilónico como presos de guerra para escapar la espada, ¿y qué encontraron en el desierto? ¿La muerte? No. La gracia de Dios. Salieron de la protección de las murallas de la ciudad, temblando, esperando lo peor, y allí, a manos de sus enemigos, Dios les mostró su gracia. Allí encontraron reposo, el profundo reposo de Dios quien iba a acompañarles todo el largo camino del desierto.

Dios ya había conducido a Israel por el desierto cuando salieron de Egipto, por cuarenta largos años. El desierto no es el lugar donde Dios nos destruye, sino donde nos muestra su gracia y nos prepara para entrar en su reposo. ¿Tú estás en un desierto? Allí recibirás tu formación. Verás cómo Dios provee para ti, y tu fe crece. Encontrarás identidad como parte de su pueblo. Su amor te conducirá y te guardará de todo peligro. El desierto es un buen lugar para conocer a Dios.

El Señor te ha amado con amor eterno, y por tanto te ha prolongado su misericordia. Creías que su amor había llegado a su final, que Dios ya estaba harto de ti por tanto pecado, que lo habías estropeado todo, hecho tal ruina de tu vida que no había remedio, pero no, ¡su amor es eterno! No cesa. No lo mereces, por esto eres un buen candidato para su misericordia, y porque te ama, la prolonga. Estamos viviendo en la prolongación de la misericordia de Dios en Cristo. Nuestro pecado merece la muerte, pero Dios nos ama y nos muestra su gracia, y la va prolongando todos los días de nuestra vida, porque nunca somos dignos de su amor. La misericordia es un aspecto de su amor, como la compasión y la lástima. Siempre puedo vivir seguro bajo el amparo de su misericordia.

“Aun te edificaré, y serás edificada, oh virgen de Israel; todavía serás adornada con tus panderos, y saldrás con alegres danzas” (v. 4). ¡Qué palabras más hermosas para los derrotados presos en el desierto! Dios volverá a edificar a Israel. No quedará una ruina para siempre. Así es el corazón de Dios. Quiere ver a su pueblo alegre, de celebración y fiesta, y si tiene que disciplinarles para que esto sea posible, lo hace, pero el fin es este: la fiesta en celebración de la eterna misericordia de Dios que va a hacer posible la reconstitución de Israel.

Dios está feliz contemplando su retorno: “He aquí yo los hago volver de la tierra del norte, y los reunirá de los fines de la tierra , y entre ellos ciegos, y cojos, la mujer que está encinta y la que dio a luz juntamente, y en gran compañía volverán acá. Irán con lloro, mas con misericordia los haré volver… porque soy a Israel por Padre, y Efraín es mi primogénito” (v. 8, 9).

Por: CPTLN

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .