Día: 17 noviembre, 2020

El débil y el poderoso

“Sino que Dios eligió lo necio del mundo, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo, para avergonzar a lo fuerte.” 1 Corintios 1:27

La historia para la devoción del día de hoy es una de aquéllas que, por su seriedad, debe ser contada.

Comienza en la ciudad de Independence, en el estado de Missouri, cuando muy temprano en la mañana una monja que miraba por una ventana del convento vio a un hombre que atravesaba los campos de maíz en actitud sospechosa. Ella en compañía de otras monjas fue a investigar si el hombre estaba perdido o cazaba ilegalmente. Ambas posibilidades eran malas.

Resultó que el hombre era un ladrón, y estaba armado con una escopeta, pero, cuando lo cuestionaron, este ladrón armado huyó corriendo. En vez de suspirar de alivio, las monjas, vestidas con sus largos hábitos y chancletas, emprendieron la carrera detrás del hombre a través de los campos de maíz.

¿Puede visualizar la escena? Si bien es cierto el hombre no se dejó capturar, al menos las monjas consiguieron verlo lo suficiente como para dar una descripción completa a la policía.

Me pregunto si eso fue lo que San Pablo tenía en mente cuando escribió: “Dios escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos.” Probablemente no.

Pero, por otro lado, la historia sí refleja lo que dice San Pablo. He estado presente cuando todo un restaurante de pronto quedó en completo silencio cuando un niño comenzó a orar. He visto a una anciana de 90 años darle una tremenda a su nieto–un fornido jugador de fútbol. Y ahora he visto a una monja persiguiendo a un ladrón armado.

Es indudable que el Señor usa a los débiles. Él usó a Moisés para liberar a su pueblo; usó al joven David para derrotar a un gigante; usó a unos pescadores y a un cobrador de impuestos para que compartan la historia del Salvador con el mundo.

Todo esto me lleva a la conclusión que el Señor también puede usarnos a usted y a mí para que demos testimonio de su gran amor expresado en el pesebre, la cruz y la tumba vacía.

Por: CPTLN

 

A %d blogueros les gusta esto: