La Gloria Es De Dios Min Int

¿Qué pasó después de la caída de Jerusalén?

“Los caldeos pusieron a fuego la casa del rey y las casas del pueblo y derribaron los muros de Jerusalén. Y al resto del pueblo que había quedado en la cuidad, y los que se habían adherido a él, con todo el resto del pueblo que había quedado, Nabuzaradán capitán de la guardia los transportó a Babilonia” (Jer. 39:8, 9).

Nabuzaradán dejó en Jerusalén solo a los más pobres: “Hizo quedar en tierra de Judá a los pobres del pueblo que no tenían nada, y les dio viñas y heredades” (v. 10). También hizo venir a vivir en Judá a gentes de otros pueblos conquistados. Éstos se mezclaron con los pobres de Judá para dar origen a lo que después se llamarían “los samaritanos”. Ya sabemos cómo fueron considerados en tiempos de Jesús. Practicaban una mezcla de culto a sus dioses y culto al Dios de Israel.

Jeremías fue llevado hacia Babilonia en cadenas con los demás cautivos de Jerusalén, pero el capitán de la guardia lo buscó y lo dejó libre para elegir entre ir a Babilonia, donde estaría protegido por el rey, o volver a Israel: “Ve a donde mejor y más cómodo te parezca ir” (40:4). Este trato diferencial fue debido a sus profecías que aconsejaban que Judá se rindiese a Babilonia. ¡Los babilonios le valoraban, cosa que no hizo su propio pueblo! ¡Reconocieron que Judá había caído tal como Jeremías había dicho, porque los judíos habían pecado contra el Señor! (40:3). Jeremías eligió volver a Judá: “Se fue entonces Jeremías a Gadalías, el gobernador que los caldeos pusieron sobre Judá, y habitó con él en medio del pueblo que había quedado en la tierra” (40:6).

Volvieron a Judá muchos judíos que estaban en otros lugares esparcidos para vivir bajo su gobierno (40:12). Parecía que iba a haber paz, pues Gadalías era un hombre pacífico y honorable, pero no gozaba de la aceptación de los guerrilleros que todavía iban luchando por el campo. Se sublevaron. Uno de sus líderes, un tal Ismael, le asesinó a él, a sus oficiales y a los soldados babilonios que estaban con él (41:3). También mató a 80 hombres que llegaron para adorar en el templo, echó sus cuerpos en un pozo y capturó a mucha gente (41:7-15). Cuando lo supieron los demás líderes guerrilleros, salieron en su contra y libraron a sus cautivos, pero este Ismael se escapó.

Ahora toda esta gente temía represalias de los caldeos por la muerte del gobernador y decidieron huir. Pidieron a Jeremías que consultara a Dios para saber qué hacer. Prometieron que harían lo que Dios dijese (42:1-3). Diez días más tarde llegó la respuesta de parte del Señor: quedaros en Judá bajo los babilonios y os irá bien (42:11), pero no lo creyeron. Decían que Jeremías mentía. Jeremías les avisó que si fuesen a Egipto morirían de hambre, de la espada, y de pestilencia, pero no lo creyeron (42: 20-22). Jeremías les dijo: “¿Por qué os engañáis a vosotros mismos? Porque vosotros me enviasteis a Jehová vuestro Dios, diciendo: Ora por nosotros a Jehová nuestro Dios, y haznos saber todas las cosas que Jehová nuestro Dios diga, y lo haremos. Y os lo he declarado hoy, y no habéis obedecido a la voz de Jehová vuestro Dios” (v. 20). Se empeñaron en huir a Egipto, ¡y obligaron a Jeremías y a Baruc a ir con ellos!, y se llevaron a todo el remanente que había vuelto para vivir en Judá. Así que llegaron a Egipto los guerrilleros con esta gran multitud, a la cuidad de Tafanes, en explícita desobediencia al Señor (43:7). ¿Qué podemos decir? De verdad, ¡uno se desespera con su tozudez! ¿Por qué insisten en buscar su propia destrucción?

Enviado por el Hno. Mario Caballero

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .