La Gloria Es De Dios Min Int

La diferencia

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, se sentará en su trono de gloria, y todas las naciones serán reunidas ante él. Entonces él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos.” Mateo 25:31-32

Jesus children¿Quién es usted? Para el gobierno de los Estados Unidos usted es un número… su número de Seguro Social. Para su familia usted es el abuelo o abuela, el padre o madre, el hijo o hija, según el rol que desempeña. Para su empleador y para los negocios usted es alguien con determinado valor legal.

En general, todos usamos diferentes sombreros, es decir desempeñamos diferentes papeles.

En 1910, un hombre que estaba esperando el tren en una de las estaciones de Nueva York de pronto se cayó en las vías del tren. Otro hombre que también estaba esperando el tren lo vio, y alcanzó a sacarlo antes que llegara el tren, salvándolo así de una muerte segura.

El tiempo pasó y en el año 1914, ese mismo hombre que casi fue atropellado por un tren, fue arrestado por la policía y convicto por un crimen que había cometido. Para su sorpresa, quien presidía la corte era el mismo hombre que le había salvado la vida cuatro años atrás. Su rescatador era ahora su juez.

Y ese juez fue quien dictó la sentencia, condenándolo a la pena máxima. “Pero, Señor juez”, le dijo el acusado, “¿no se acuerda de quién soy? Yo soy el hombre a quien usted salvó cuatro años atrás en la estación de tren de Nueva York.”

Con mucho pesar, el juez replicó: “Claro que sí lo recuerdo, y recuerdo cómo y cuándo lo salvé. Pero, ¿para qué lo salvé? ¿Para que usted siguiera pecando, robando y asesinando? Siento mucho que esa acción no dio resultado. En esa oportunidad fui su salvador, pero ahora soy su juez.”

Muchos de nosotros pensamos que Dios es tan amoroso, que nunca nos va a castigar. Y es verdad, Dios no quiere que ninguno de nosotros vayamos al infierno, por lo que nos ha provisto una manera para que eso no suceda. Pero eso no quiere decir que ignoremos que nuestra salvación depende de que creamos completamente en el Hijo de Dios como nuestro Salvador. Lo cual significa que debemos creer en él mientras es nuestro salvador, o sea, antes que sea nuestro Juez.

Yo sé, estimado lector, que usted ya sabe esto. Pero posiblemente conozca a alguien que no lo sabe, y a quien le serviría de mucho conocer esta verdad. ¡Compártala!

Por: CPTLN

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .