La Gloria Es De Dios Min Int

Qué fácil creer en Dios

“Antes que te formaste en el vientre te conocí, y antes que naciste te santifiqué, te di por profeta a las naciones” (Jer. 1:5).

Alguno podría pensar que fue muy fácil para Jeremías creer en Dios. Tuvo visiones y sueños, Dios le hablaba directamente, parecía tener una línea directa con el cielo. Fue escogido antes de nacer para desempeñar su ministerio y Dios le llamó de forma casi irresistible: “Me sedujiste, oh Jehová, y fue seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste” (20:7). Para él fue muy fácil creer en el Señor. Puede ser que para ti descubrir la realidad de Dios ha sido muy difícil, que has tenido que luchar con dudas y que has vacilado muchas veces. ¿Cambiarías con los profetas del Antiguo Testamento porque ellos tenían fácil acceso al mundo espiritual y les costaba poco creer?

Creer que Dios existe no salva a nadie: “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen” (Santiago 2:19), pero evidentemente no son salvos. Si para Jeremías la fe le costase poco, la obediencia le costó mucho. Nunca es fácil para nadie vivir la vida de fe/obediencia. Casi la podemos llamar así, porque es todo una misma cosa. La fe sin una vida consecuente no es fe (Sant. 2:20). A Jeremías la obediencia le costó mucho: “Y azotó Pasur al profeta Jeremías , y lo puso en el cepo” (20:2). “Cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí” (20:7). “¿Para qué salí del vientre? ¿Para ver trabajo y dolor, y que mis días se gastasen en afrenta?” (20:18). “A causa de los profetas (falsos) mi corazón está quebrantado dentro de mí, todos mis huesos tiemblan; estoy como un ebrio, y como hombre a quien dominó el vino, delante de Jehová, y delante de sus santas palabras” (22:9).”Y cuando terminó de hablar Jeremías todo lo que Jehová le había mandado que hablase a todo el pueblo, los sacerdotes y los profetas y todo el pueblo le echaron mano, diciendo: De cierto morirás” (26:8). “Entonces el ejército del rey de Babilonia tenía sitiada a Jerusalén  y el profeta Jeremías estaba preso en el patio de la cárcel” (32:2). Y podríamos incluir muchos más textos.

Jeremías pasó hambre, dolor, tortura, difamación, burla, rechazo, descalificación, amenazas de muerte,  gran soledad e incomprensión. Vivió la apostasía de su pueblo, conoció la dureza de sus corazones, vio la muerte de miles, el destierro de otros miles, y la destrucción de la ciudad que amaba. Sí, le fue fácil creer en Dios, pudo oír su voz y recibir su palabra, Dios le dio promesas muy hermosas y le tenía destinado para llevar a cabo un ministerio muy importante; fue famoso, y es conocido a través del mundo entero, pero su vida de fe no fue más fácil que la tuya. A todos nos cuesta, algunos por unos motivos y a otros por otros. Parece que cuanto más se nos abre el cielo, tanto más Dios pide de nosotros, pero también tanto más gracia tenemos. A cada uno de nosotros es cuestión de ser fiel al Señor en la vida que Él tiene destinado para nosotros.  

Enviado por el Hno. Mario Caballero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .