La Gloria Es De Dios Min Int

Su presencia

“¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; si en el Seol hiciere mis estrado, he aquí, allí tú estás” (Salmo 139:7, 8).

Dios está con nosotros en nuestros momentos eufóricos y sublimes y cuando se apodera de nosotros un negro depresión y descendemos al abismo. Es más fácil dar con Él en la profunda tristeza, cuando realmente tocamos fondo, que cuando estamos emocionadas y contentísimas. Viviendo la realidad de nuestra condenación en anticipación del infierno es cuando damos con la maravillosa noticia del evangelio, que Cristo descendió allí para sacarnos de las garras de la muerte eterna. Cuanto más intensamente vivimos nuestra condena, más nos maravillaremos de nuestra salvación.

No hay pena tan profunda como para que Cristo no te pueda acompañar a vivirla. Se sienta contigo en el suelo de tu celda en la oscuridad de la prisión y te hace compañía. Cuando las cosas van bien y vives los momentos más felices de tu vida, allí está Él, experimentándolos más intensamente que tú, celebrando con más alegría y más júbilo.

Somos capaces de emociones muy profundos. “Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar, aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra. Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; aun la noche resplandecerá alrededor de mí. Aun las tinieblas no encubren de ti; y la noche resplandece como el día: lo mismo te son las tinieblas que la luz” (vs. 9-12). Nuestra alma sube a alturas más altas que las cumbres de las montañas y baja a abismos más profundos que el fondo del mar. Conoce una oscuridad más negra que las noches de la tierra, y un gozo más grande que la luz del alba. El Salmo revela que Dios está presente en todas estas experiencias, está allí, nos guía en el mar sin caminos, sube a nuestras alturas en dulce comunión con nosotros, su presencia alumbra la noche más desesperanzadora, la oscuridad más satánica no nos puede separar de Él. En nuestra desesperación está más presente que las tinieblas que nos oprimen, y, en el gozo, más cercano que la luz en nuestros ojos. Deseamos vivir intensamente la realidad de que estamos rodeadas por Él, habitadas por Él, fundadas en Él, escudriñadas y trasportadas, conducidas y acompañadas, alumbradas y glorificadas, sujetadas y cogidas por su mano, dirigidas y comprendidas por el omnipresente y omnisciente Dios. Él es nuestro Dios. Quiere estar cerca de nosotros. El porqué, no lo podemos sondear; es un secreto escondido en su eterno e íntimo amor, ¡pero lo celebramos con todo nuestro ser!

Por: Hno. Mario Caballero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .