La Gloria Es De Dios Min Int

La creación y yo

¡Alabado sea el Señor desde los cielos! ¡Alabado sea el Señor en las alturas! ¡Que alaben al Señor todos sus ángeles! ¡Que alaben al Señor todos sus ejércitos! ¡Que alaben al Señor el sol y la luna! ¡Que alaben al Señor las estrellas refulgentes! Salmo 148:1-3

Enamoradas, las parejas miran a la luna y recitan poesías, mientras el alma solitaria mira a la luna y divaga sobre los misterios del universo. El salmista clama: “¡Que alaben al Señor el sol y la luna! ¡Que alaben al Señor las estrellas refulgentes!” (Salmo 148:3). Seguro del amor de Dios, el salmista canta e invita a todas las personas que alaben a Dios, el Salvador. Ancianos, niños y jóvenes son llamados a testificar: “Reconozcan que el Señor es Dios; él nos hizo, y de él somos” (Salmo 100:3a).

La próxima vez que veas la luna, recuerda que ella, al igual que toda la creación, alaban al Creador, anunciando las obras de sus manos. Tú también has sido creado por él. ¡Alaba al Señor!

Por CPTLN

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .