La Gloria Es De Dios Min Int

Nadie me oye

“Ustedes todos, los que temen a Dios, vengan y escuchen lo que él ha hecho conmigo. Con mis labios le pedí ayuda; con mi lengua exalté su nombre. Si mi corazón se hubiera fijado en la maldad, el Señor no me habría escuchado. Pero lo cierto es que Dios me escuchó y atendió a la voz de mi súplica. ¡Bendito sea Dios, que no rechazó mi oración ni me escatimó su misericordia!” Salmo 66:16-20

¿Cuántos “no” recibes al día? Un “no” puede ser importante para superar un vicio, o para evitar un accidente. Pero un “no” que trae aflicción, que sugiere menosprecio, que te hace perder la esperanza, puede ser difícil de soportar.

Cada vez que recibes uno de esos “no”, necesitas refugiarte en un lugar seguro, tener a alguien que te escuche, que conozca profundamente tus miedos, defectos y pecados y, aun así, estar dispuesto a escucharte. Ese alguien es Jesús. Habla con él, y recibirás su comprensión y su amor. Entonces tú también podrás decir: “¡Bendito sea Dios, que no rechazó mi oración ni me escatimó su misericordia!” (Salmo 66:20).

Por: CPTLN

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .