La Gloria Es De Dios Min Int

Comentario bíblico Juan 10

Aquí se hace una comparación utilizando un quehacer diario común en oriente relacionada a la manera adecuada de un Pastor con sus ovejas.  Dios es el “Buen Pastor”.  Suple todo cuidado, sustento, protección y guía.  Los líderes eclesiásticos llamados al servicio del Pastorado para las iglesias debe desarrollar o tener dichas características, guiar las “ovejas” (congregación) conforme la guía de la Palabra de Dios mediante el poder del nombre de Jesús manifestándose en la obra del Espíritu Santo.  Por otro lado las ovejas conocen distinguir la voz de su Pastor y van tras él.  A su vez las “ovejas” (consagración) deben conocer y distinguir la voz de su Pastor de otras voces extrañas, siguiéndole imitando su fe y buenas obras.  Dios como buen Pastor espera a su vez que tanto la congregación como el Pastor le sigan a Él en obediencia y servicio.

Es importante destacar que aunque el plan de Dios incluía muerte la cual satisfizo Cristo y luego fue resucitado, las Palabras de Dios son verdad y hasta el más sencillo las puede recibir. Lo que quiere decir que cada persona es expuesta a esta verdad y lo que tienen que tomar es una decisión.  Si se justifican con un “no creo eso,” “ahora no” o cualquier otra excusa, lo que están es tomando un “NO” lo cual es una excusa, pero igualmente el resultado es igual: no recibir la verdad de la Palabra de Dios y no aceptar a Jesús en el corazón para perdón de pecados y salvación del alma.  Esto incluye los que se escudan detrás de decir “yo tengo mi religión”. Ya que la vida eterna no es religión, Jesús es una persona y no una religión.  El no vino a discutir ni salvaguardar la doctrina conocida de nadie, sino a salvar las personas, para ello enseñó la doctrina de Dios pura, santa, perfecta que es la que debemos recibir y salvaguardar hasta el fin de nuestros días.

Cristo dio el ejemplo de reunirse (congregarse) y aún allí enseñaba sobre Dios y todo lo del Reino.  El hecho simple de personarse físicamente a un templo no es igual a ser salvo.  Para ser salvo hay que recibir por fe la palabra en el corazón, pedir a Jesús el perdón, declararlo Señor y Salvador de nuestra alma y comenzar aprender Palabra de Dios para fomentar por medio de la oración y la ayuda del Espíritu Santo una relación estrecha de comunión con Dios creador y Padre.  Esta autoridad fue dada a Jesús Hijo para que en su nombre sea hecho.

Cuando se recibe a Cristo y su Santa Palabra en nuestros corazones somos reafirmados por convicción que todo es verdad absoluta.  A Cristo y a sus seguidores les quisieron silenciar, pero el evangelio se siguió esparciendo y seguirá siendo enseñado y escuchado hasta el fin del mundo.  Por más opresión, cárcel o persecución, vivimos todos compartiendo el mismo mundo de donde la única manera de salir de él la dispone Dios.  Los que hoy son perseguidores mañana serán perseguidos de su propia maldad con las consabidas consecuencias anunciadas por la Palabra de Dios y mediante todos sus enviados, siendo el mayor y del cual no escatimó, su propio Hijo Jesucristo. 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .