La Gloria Es De Dios Min Int

Comentario bíblico Juan 9

Jesús había sanado anteriormente ciegos, este caso en particular el hombre había nacido ciego.  Jesús le haría ver mediante un milagro de sanidad.  Es importante destacar que la ceguera no era producto a causa de pecado.  Y encontramos a Jesús haciendo una grandiosa declaración, “para que las obras de Dios se manifiesten en Él”.  El curso de la vida presentara personas con situaciones extremas que redundaran en que las obras de Dios sean manifiesta, esto gracias al poder y autoridad conferida en los cielos y en la tierra a Jesús (y en su nombre) por parte de Dios Padre.  Otra enseñanza de nivel extraordinario es que Jesús actúa las obras buenas de parte de Dios Padre en el día.  No pierde tiempo, lo aprovecha y espera que nosotros también hagamos igual.  En la noche será el descanso corporal.  En cuanto a lo físico pasará a otro escalón más elavado cuando descansemos de todo al experimentar la muerte desde donde nada se puede hacer.  Abundando en el tema bueno es el al “hombre” observar atentamente a las obras maravillosas de Dios y recibir para obedecer su Palabra, será la manera de recibir los beneficios que acompañan sus bendiciones.  Este cambio bueno del obrar de Dios comienza en el corazón (voluntad) del ser humano y será notable por las obras en el exterior.

Jesús siguió haciendo obras buenas aún en sábado que para los judíos era llamado “día de reposo”, consagrado a los asuntos religiosos y pensaban debía permanecer inquebrantable, aunque incluso se tratara de un bien.  Jesús enseña y les reprende una y otra vez sobre esto.  Si se rescata un animal de servicio en día de reposo cuanto más importante es el rescate de un ser humano, Jesús lo hace tanto en el ámbito físico como espiritual.  Pero muchos no prestaban atención ni daban crédito a las obras ni Palabras de Nuestro Señor Jesús. 

Es claro en las Escrituras el hecho que el pueblo judío esperaba el Mesías, uno con poder de cambio social, político, económico con mucha pompa externa.  Por tanto la persona de Jesús estaba muy alejada del criterio que se habían ideado (equivocadamente) los judíos.  Es la misma realidad en el ser humano una y otra vez, si no es como quieren o piensan que debe ser, cierran los ojos y el corazón perdiéndose la oportunidad sobrenatural y extraordinaria que solo por medio de Jesús es posible conseguir.

Espiritualmente es una realidad ser ciego ante la gran verdad absoluta de Dios, así que al recibir a Jesús podemos decir sin equivocación que “éramos ciegos y ahora vemos”.  Esta realidad que Dios hace accesible a cada ser humano mediante su Hijo Jesucristo.  Casi siempre más aprovechada por los que más genuinos son en cuanto a su condición y necesidad lo que les hace más sensibles a la presencia y obrar del Señor.  Todos los que somos tocados con su santo poder somos transformados, le agradecemos, adoramos y servimos en reconocimiento de quien es Él, Jesús el poderoso y glorioso Hijo de Dios.   Pero la gracia divina no obra en quien no cree, no recibe, no reconocer a Jesús, su poder y que ha sido enviado de Dios Padre.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .