La Gloria Es De Dios Min Int

Comentario Lucas 16

Hay mucho que podemos aplicar de esta enseñanza, pero en esta ocasión vamos a destacar que el elogio no va dirigido en sí a lo indebido que hizo el mayordomo para cubrir su negligencia en llevar buenas cuentas para estar listo a la hora de presentarlas.  Se destaca aquí mas bien la actividad y perseverancia.  Nosotros somos mayordomos, es decir cuidamos las propiedades de Dios.  Ello además de ser un privilegio concedido debe hacerse siendo diligentes en la actividad y perseverar en ello de tal manera que estemos preparados adecuadamente a la hora de rendir cuentas a Dios por todo lo que nos ha permitido administrar para Gloria de su nombre.

La ley del hombre no obra la justicia de Dios.  Aún los que querían obedecer las leyes divinas no podían aunque aparentaban llevarlas a perfección pero el Señor conocía el interior de su corazón y malos pensamientos así que ninguno debería ostentar orgullo por ello.  A tal grado que en Jesucristo no se abrogó la Ley, sino por el contrario, fue cumplida a perfección por ser perfecto, santo e Hijo de Dios.  No debemos añadir ni quitar a la Palabra de Dios es engaño personal y llevar a otros a equivocación.  Si podemos decir hoy que cumplimos con Dios es por el sacrificio de Jesucristo el cual nos justifica delante del Padre.

Un ejemplo de doblez en actuar conforme la ley era el permiso que algunos se daban para hacer culpable a la esposa en cualquier detalle con el fin de librarse de ella y poder saciar sus deseos y pasiones con otra mujer (ó mujeres).  Sin embargo vemos que osaban estar mencionando el código legal que había dado Dios a su pueblo y muy convenientemente el que Moisés permitiera carta de divorcio.  Hay que destacar el hecho que esta se concedió por motivos de los que lo solicitaban y no por que fuera permitido por Dios.  Por eso cuando Jesús hablaba con la Autoridad divina sobre estas verdades ellos eran contumaces y rechazaban la Palabra, con sus hechos rechazaban lo que con sus palabras decían.  Por eso Jesús una y otra vez les reprochaba y señalaba de hipócritas.

La enseñanza del pobre y el rico.  El rico se satisface a sí mismo y cuando lo hace para otros la mayoría de las ocasiones lo hace con pompas y viendo que ganancia o beneficio obtendrá de dicha acción.  El pobre necesita ser asistido no puede en la mayoría de las ocasiones proveer para sus propias necesidades.  Sin embargo el pobre al experimentar la necesidad es más dado a darse a sí mismo en tiempo y servicio que los que tienen grandes posesiones.  Lo que hay que hay que notar es el lugar eterno donde fueron.  El rico al tormento y pobre al consuelo.  El rico con todo y lo que poseía no pudo usarlo para asegurar un lugar eterno en el consuelo de Dios.  El contraste es que el pobre, sin tener nada, logra en el consuelo en la eternidad.  La riqueza en sí misma no es mala ni pecado tenerla.  Es la avaricia y egoísmos del ser humano lo que hace que se vuelva en contra del bienestar de su propia alma.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .