Mes: octubre 2018

Sólo hojas

“Y viendo de lejos una higuera que tenía hojas, fue a ver si tal vez hallaba en ella algo; pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos. Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti” (Marcos 11:12).

Esto ocurrió el día siguiente del “domingo de ramos”, cuando Jesús recibió la aclamación de las multitudes: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino de nuestro padre David que viene!” (Marcos 11:9-10). Y luego tenemos esta historia tan extraña. ¿Qué culpa tenía la higuera si no era tiempo de higos? Parece que Jesús quería un capricho y como no lo consiguió, se enfadó con el árbol y la maldijo. Pero este no es el Jesús al que conocemos. No concuerda con su carácter revelado a lo largo de la Biblia. No lo entendemos. Acto seguido entra en el templo y tira todo abajo.

Son dos historias de actos violentos de juicio. Son parábolas actuadas que hablan de juicio y destrucción. La higuera prometía, pero no daba. Tenía toda la apariencia de dar fruto, pero a la hora de la verdad, no había. Para esta época de semana santa tenía que haber echado las primicias que son para Dios, brevas, u otra fruta pequeña que servía de alimentación para los pobres. Su ausencia era evidencia de que el árbol era estéril. Era como la nación de Israel. La gente acaba de aclamarle como Rey, pero las apariencias engañaban. ¡Mucho ruido y pocas nueces! En tres días gritarían: “Crucifícale”, con la misma pasión. El pueblo de Dios no había producido los frutos de justicia. Sus vidas eran vacías y su rechazo del Mesías lo demuestra. Jesús afirma con esta parábola actuada que se les acerca el juicio. Por sus frutos (o falta de ellos) se les conoce. Son bordes, hojas prometedoras, sin fruto.

¿Y qué del templo? El templo simbolizaba la religión de Israel, igualmente estéril y bajo el juicio de Dios. Es la religiosidad sin fe. Hacían negocio con la culpabilidad humana, vendiendo el perdón de pecados a precio de ovejas carísimas. Tanto la nación como la religión estaban en bancarrota delante de Dios, esperando su juicio, que no tardaría en venir. Jerusalén fue destruido en el año 70 d. C. Jesús fue el último cordero sacrificado, la culminación del sistema de sacrificios y el cumplimiento del templo. Ahora el templo somos nosotros su pueblo, Él siendo la piedra de ángulo. En el Cielo no hay templo: “porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero.” (Ap. 21:22).

Solohojas

¿Y qué de nosotros? ¿Cómo está la iglesia de Cristo? Por mucha religión que tengamos y por ostentosa que sea nuestra profesión de fe, si no hay fruto de justicia en nuestras vidas, somos bordes, árboles sin fruto, decepcionantes y engañosos, igual que el Israel de entonces, y reos de juicio. Jesús tiene hambre de fruto en ti y en mí. Vamos a dárselo.   

Enviado por el Hno. Mario Caballero

¿Aún hay fe en la tierra?

¿Acaso Dios no les hará justicia a sus elegidos, que día y noche claman a él? ¿Se tardará en responderles? Yo les digo que sin tardanza les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra? Lucas 18:7-8

Hablando a los discípulos sobre la necesidad de orar sin cesar, Jesús dijo: “¿Acaso Dios no les hará justicia a sus elegidos, que día y noche claman a él? ¿Se tardará en responderles? Yo les digo que sin tardanza les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:7-8).

Aunhayfeenlatierra

No pierdas el ánimo. Habla con Dios, y él renovará tus fuerzas. Llegará el día en que Jesús volverá y todo el sufrimiento terminará. Expón hoy tus miedos e inquietudes al Padre. Él te escucha y te ofrece su protección y tranquilidad.

Por CPTLN

Maestros

Te encargo delante de Dios y del Señor Jesucristo, quien juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. 2 Timoteo 4:1-2

Un verdadero maestro es aquel que, además de enseñar, prepara para la vida. Por eso, el consejo del apóstol Pablo a Timoteo fue: “Tú, por tu parte, persiste en lo que has aprendido y en lo que te persuadiste, pues sabes de quién has aprendido” (2 Timoteo 3:14). Entonces, busca maestros que te coloquen y mantengan en el camino de Jesús, el camino de la salvación.
Maestros
“Porque vendrá un tiempo en que no soportarán la sana doctrina, sino que aun teniendo comezón de oír se amontonarán maestros conforme a sus propios malos deseos” (2 Timoteo 4:3). Un maestro cristiano no dirá lo que quieres oír simplemente para agradarte o satisfacer tus deseos, sino que te dirá lo que realmente importa, te enfocará a la realidad y gozo que sobrepasan este mundo, y te revelará el amor y la obra de Jesús.

Por CPTLN

La luz que disipa la oscuridad

Tu sol no volverá a ponerse, ni tu luna volverá a oscurecerse, porque el Señor será para ti una luz perdurable, y tus días de tristeza llegarán a su fin. Todos en tu pueblo serán personas justas, y para siempre heredarán la tierra. Para gloria mía, serán renuevos de mi propio campo, ¡la obra de mis manos! Isaías 60:20-21

Frente a su propio pecado, el pueblo de Israel confesó: “Hemos ofendido al Señor, le hemos mentido, nos hemos alejado de nuestro Dios. Lanzamos calumnias, nos rebelamos, y en el corazón concebimos y hacemos crecer la mentira” (Isaías 59:13).

luzysalvacion
¿Cuál es la respuesta de Dios? Escucha la confesión que su pueblo hace de su pecado, los perdona, y les promete un futuro maravilloso: “Porque el Señor será para ti una luz perdurable, y tus días de tristeza llegarán a su fin” (Isaías 60:20b). Entonces, no tengas miedo de confesarle a Dios tus pecados. Jesucristo ya los llevó a la cruz por nosotros donde consiguió nuestro perdón, y nos promete la vida eterna en la luz perdurable de Dios.

Por CPTLN

De rodillas

Al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se quedaron a cierta distancia de él, y levantando la voz le dijeron: “¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!” Cuando él los vio, les dijo: “Vayan y preséntense ante los sacerdotes.” Y sucedió que, mientras ellos iban de camino, quedaron limpios. Entonces uno de ellos, al ver que había sido sanado, volvió alabando a Dios a voz en cuello, y rostro en tierra se arrojó a los pies de Jesús y le dio las gracias. Lucas 17:12-16a

Derodillas

El leproso que “volvió alabando a Dios a voz en cuello” no era un simple leproso más que había sido curado de su enfermedad, sino alguien como tú y yo que reconoció haber estado en la presencia del Creador de la vida. Alguien que, luego de ese encuentro con el Dios viviente, reconoció en Jesús al Hijo de Dios que sana las heridas, que tiene misericordia, que abraza al impuro y que llora con quienes están de luto y sufren. ¿Cómo no arrojarse a sus pies y darle gracias?

Por CPTLN

Debemos adorar en momentos de…

Hermosa y bendecida semana

Les estoy compartiendo el vínculo hacia el video

de la Escuela Bíblica Dominical ofrecida desde

la Iglesia De Dios El Taller Del Alfarero por la

Hna. Pra. Daisy Rodríguez disponible en el Canal

La Gloria Es De Dios

http://www.ministeriotv.com/video/la-gloria-es-de-dios-14916

 

¿Dios contra ti?

Entonces Noemí dijo: Mira a tu cuñada. Ya regresa a su pueblo, con sus dioses. ¡Regrésate también tú! Pero Rut le respondió: ¡No me pidas que te deje y me aparte de ti! A dondequiera que tú vayas, iré yo; dondequiera que tú vivas, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios. Rut 1:15-16

Noemí había perdido a su esposo y sus dos hijos. Entonces, enviando a sus nueras que regresen a casa de sus padres, dijo: “Mi amargura es mayor que la de ustedes, porque el Señor se ha puesto en mi contra” (Rut 1:13c). Siendo ya de edad avanzada, Noemí se sentía abandonada, como si Dios estuviera en su contra. Sin embargo Rut, una de sus nueras, le responde: “Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios” (Rut 1:16c).

Dioscontrati

En los momentos en los que nos sentimos abandonados, cuando los problemas de la vida nos hacen creer que Dios nos abandonó, recuerda que Dios, en Jesús, nos llama para que seamos parte de su pueblo. Y como hijos suyos, ¡nada podrá separarnos de su amor! Ni luto, ni enfermedad, ni falta de trabajo, de dinero o familia. Al final Noemí reconoce esto a través del testimonio de la vida de su nuera Rut.

Por CPTLN

En la brecha con la Palabra de Dios

Leer | EZEQUIEL 13.1-6

La Infantería de Marina de los Estados Unidos está siempre buscando lo que llaman “hombres buenos”. Asimismo, los ojos del Señor están recorriendo la Tierra para encontrar hombres y mujeres que quieran dar un paso al frente y utilizar su influencia para exaltar la justicia en el mundo. Eso es lo que vemos en Ezequiel 22. Dios dice: “Busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese” (v. 30).

Una “brecha” en este sentido es un lugar donde el error o la falsedad se han deslizado, dando cabida a la confusión satánica e invitando al juicio de Dios. A veces, estas brechas son tan serias que ponen en peligro a naciones enteras y las llevan al borde de la destrucción. Israel estaba enfrentando una época así después del éxodo, pero la Palabra de Dios registra esta importante declaración: “Dios amenazó con destruirlos, pero no lo hizo por Moisés, su escogido, que se puso ante él en la brecha e impidió que los destruyera” (Sal 106.23 NVI).

EnlaBrechaconlaPalabradeDios

Con toda probabilidad, no muchos de nosotros seremos llamados a salvar una nación. Pero, no obstante, podemos levantar muros de protección alrededor de nuestras familias e iglesias obteniendo sabiduría de todo el consejo de Dios. Podemos resistir al diablo cada día, y rechazar el sensualismo y las perversiones de la generación presente. Dios ha llamado a sus hijos al servicio activo, y los equipará en justicia. En los días de Moisés, un hombre marcó la diferencia. ¿Por qué no ser hoy la persona que marque la diferencia?

Por Min. En Contacto

Las bendiciones de la insuficiencia

Leer | 2 CORINTIOS 2.15-17

La mayoría de nosotros suponemos que los sentimientos de insuficiencia son enemigos que deben ser vencidos, en vez de amigos que deben ser empleados. Sin embargo, en algunos casos estos sentimientos pueden prepararnos para alcanzar grandes logros.

Esto es lo que el apóstol Pablo descubrió cuando se dedicó a predicar el evangelio. A pesar de su gran erudición y sus muchos dones, Pablo reconoció que no era digno de trabajar para el Señor. Gracias a esa actitud, pudo ir más allá de sus limitaciones personales y experimentar el poder sobrenatural.

Sin embargo, nos dejamos vencer fácilmente por nuestras insuficiencias, usando nuestras limitaciones como excusa para no asumir tareas difíciles; cuando recibimos el llamado a servir, decimos: “No puedo hacer esto” o “no quiero tener esa responsabilidad”. Pero nuestras excusas son inaceptables porque el Espíritu Santo nos dará el poder para realizar cualquier tarea que el Señor nos asigne.

A menos que hagamos uso del poder sobrenatural de Dios, corremos el riesgo de fracasar una y otra vez. Primero, nos perdemos del gozo, la paz y el contentamiento que se derivan de responder por fe al llamamiento del Señor, y de experimentar su poder. Además, nuestra vacilación puede privar a otras personas de los beneficios de nuestro servicio.

TodoSuficiente

Quizás usted sienta que no tiene mucho que ofrecer, pero si es un hijo de Dios Él le ha equipado con todo lo que necesita para servirle. Jamás subestime la influencia de una persona que ha aprendido a depender de la suficiencia del Dios todopoderoso.

Por Min. En Contacto

Confiar en Dios que todo lo puede

Leer | 2 CORINTIOS 3.1-6

Muchas personas ridiculizarían la idea de que Dios bendice a los creyentes por medio de sus flaquezas. Puede parece ilógico pensar en términos de beneficio. Pero para los cristianos sus defectos pueden servir como camino de bendición.

1. Nuestra insuficiencia nos obliga a trabajar con la ayuda del poder del Espíritu Santo. Lo que sea que nos ponga de rodillas y nos conduzca a Dios, tiene que ser bueno.

2. La conciencia de nuestras limitaciones puede aliviar nuestra carga de tratar de hacer la voluntad de Dios con nuestras propias fuerzas.

ConfarenDiosquetodolopuede

3. Esa conciencia le da la oportunidad al Señor de utilizarnos al máximo. Si somos los suficientemente humildes para reconocer nuestra necesidad, Dios nos elevará a grandes alturas.

4. Reconocer nuestras insuficiencias le da a Dios toda la gloria por su trabajo. Las personas que tienen una mente espiritual pueden identificar cuando algo es de Dios, y cuándo no. Si usted está en el Espíritu, la gloria irá merecidamente al Señor.

5. La insuficiencia puede capacitarnos para vivir con gozo y serenidad espiritual. O le damos nuestras cargas a Dios y dejamos de afanarnos, o actuamos con nuestras propias fuerzas y nos sentiremos abrumados.

Al igual que el apóstol Pablo, no debemos pensar que somos competentes por nosotros mismos, sino más bien reconocer que nuestra competencia viene de Dios (2 Co 3.5). ¿Qué aspecto de su vida está usted tratando de manejar con sus propias fuerzas? Renuncie a tener el control, y espere las bendiciones de Dios, sabiendo que Él desea el bien de sus hijos.

Por Min. En Contacto

A %d blogueros les gusta esto: