Mes: octubre 2017

Celebración satánica

 

Increíblemente la humanidad celebra con más gozo, ahínco todas las actividades del enemigo, ejemplo Halloween que las cosas de nuestro Salvador como por ejemplo la Semana Santa.  Visten a los niños diabólicamente, ejemplo: Calaberas, brujas, zombies, entre otros, para esta fiesta de veneración realmente a satanás y sus demonios.

Inrresponsablemente los ponen en las manos del enemigo. Justificando que es una fiestesita, que eso no es nada, que son pequeños y no saben o entienden, enseñándole a emular lo malo.  Pero no así lo hacen para llevarlos a la iglesia, y dedicárselos al Señor, que los guarde de todo mal sin embargo al contrario en Halloween los entregan al maligno inconsciente o concientemente.  Hoy día todo es jolgorio, fiesta, vacilón, total desenfreno.  Muchos pratocinan celebraciones sin conocer el origen ni a quien le celebran.  Padres cuidado antes de proceder y permitir que sus hijos sean parte de cualquier actividad investigue.

Vamos a ver lo que sabemos:

Lo que hoy conocemos como la Noche de Brujas o Halloween se celebraba hacen más de 3000 años por los Celtas, un pueblo guerrero que habitaba zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia. Precisamente el 31 de octubre, los Celtas celebraban el fin de año con el Samhain, una fiesta pagana. Con la inmigración europea a los Estados Unidos, principalmente la de los irlandeses católicos en 1846, llegó la tradición de Halloween al continente americano. Cuando se habla de Halloween o Día de las Brujas se piensa en disfraces, maquillaje, fiesta, dulces y niños; pero la tradición indica que su celebración no siempre fue festiva y alegre, y que los ritos que se practicaban durante la noche tenían un carácter purificador y religioso.

¿Quiénes eran los celtas?

Procedían originariamente de Asia y formaron el tronco, como miembro del pueblo indogermánico, que se estableció en el occidente de Europa, en el siglo XX a.C. ya habitaban el centro y norte de Europa. Para el año 1000 a.C. se extendieron por las Islas Británicas, norte de Francia, parte de Suiza y norte de Italia. Invadieron España en el siglo IX a.C. Su lengua era indoeuropea, de la cual se conservan escasos registros literarios.

Para el siglo IV a.C. fueron desplazados del centro y norte de Europa, a consecuencia de las llegadas de otros pueblos, los grupos germánicos.

Los días especialmente significativos para un pueblo dicen mucho de él. la fecha de  1° de SAMONIS, que significa “reunión”, y es el equivalente a nuestro 1° de noviembre, los celtas iniciaban el año. La llegada del cristianismo tradicional lo transformó en el día de Todos los Santos (y todos los Difuntos). SAMONIS se hizo samuin o SAMAIN en irlandés antiguo, y samhain [sâuñ] en el moderno.

Ese día, además, se celebraba el encuentro amoroso, a orillas de un río, de Morirîganî con Teutatis, el Dios de la Tribu, padre de los hombres y señor del mundo inferior. Ella era la diosa única céltica, en su aspecto de señora del mundo inferior y de la guerra, “la Reina de espectros”. La versión de esa pareja para los irlandeses eran Morirían y Dagda; en las Galias (Francia) se llamaban Sucellos y Herecura; y en Hispania, Endovellicos y Ataicina. La cita amorosa tenía una consecuencia importante, pues la diosa le proporcionaba a su amado los secretos para salir victorioso en la próxima batalla mítica.

Para el folklore, Hallowe’en, recuerda que es, en el hemisferio norte, el comienzo del año oscuro. Los celtas, como otros pueblos antiguos, empezaban los ciclos temporales por la mitad oscura: el día terminaba con la caída del sol y la jornada siguiente tenía su inicio con la oscuridad de la noche, el año nuevo comenzaba en esta fecha con el principio del invierno (boreal).

Un punto de vista interesante para tener en cuenta es que este festival se asociaba con el aire. Agua, fuego, tierra y aire no eran solo los elementos fundamentales de los griegos presocráticos, sino que como categorías de aprehensión de la realidad fueron de todos los indoeuropeos y también de muchas otras culturas.

Las otras festividades celtas eran: Ambiwolkà (“circumpurificación”), hacia el primero de febrero, correspondía al agua. Belotenià (“fuego brillante”), que giraba en torno de los fuegos de primavera, el 1° de mayo, una fiesta aún celebrada el siglo pasado por los campesinos de Europa como la fiesta de los Mayos y hoy curiosamente reciclada en el día del Trabajo. Lugunàstadà (“matrimonio de Lugus”) era la celebración del matrimonio sagrado del dios-rey Lugus con la Tierra el 1° de agosto. SAMONIS tenía que ver con el aire, es decir, con los espíritus.

El 31 de octubre es una fecha asociada con los muertos, las almas en pena, las brujas y los hechizos. Estas características se deben a su cercanía con el día de los difuntos, que originó la iglesia católica y que se conmemora el 1 de noviembre.  Como en otros festivales de año nuevo, en esta fecha los muertos volvían a estar entre los vivos. Los celtas hacían sacrificios humanos y de animales, en honor al dios Samhaím, señor de la muerte.

Este día marcó la finalización del verano y la cosecha, y el comienzo del oscuro y frío invierno, momento del año que a menudo se asoció con la muerte humana. Los celtas creían que la frontera entre los mundos de los vivos y de los muertos se volvía incierta en la noche antes del Año Nuevo. La noche del 31 de octubre celebraban Samhain, fecha en la cual se creía que los espíritus de los muertos regresaban a la tierra. Para ahuyentar a estos malos espíritus, los celtas se vestían con cabezas y pieles de animales mientras que los sacerdotes de druida realizaban sacrificios con fuego para celebrar el día de un modo más cristiano

Después de que los romanos conquistaran la mayoría del territorio celta en el año 43 D.C., se incorporaron dos festivales de origen romano además de la tradicional celebración de Samhain. Durante cuatro siglos, Feralia fue un festival en el que se rendía culto a los muertos y Pomona fue el festival de la cosecha cuyo nombre se debe a la diosa de los frutos (manzanas) y árboles.

Hoguera durante la ceremonia del 31 de octubre los celtas se disfrazaban con las pieles de los animales sacrificados para sacar del pueblo a los demonios que los visitaban y poder regresar a la normalidad al día siguiente. Con las cenizas y restos de los sacrificios hacían un rito para conocer el futuro de los siguientes meses.

Así mismo, se celebraba el “sabbath” o fiesta de brujas. En ella, las brujas y brujos se reunían para ofrecer sacrificios a Satanás, señor de la muerte, mediante ritos, actos sexuales y muerte. En la Edad Media se quemaban gatos negros por creerlos amigos de las brujas.

En Estados Unidos comenzaron a celebrar esta fecha las pequeñas comunidades de irlandeses católicos a mediados del siglo XIX, ya luego entrado el siglo XX

(el de la comercialización) se esparció la tradición al resto del planeta, entre ellos Puerto Rico.

no-al-halloween

¿QUE SIGNIFICA HALLOWEEN?

Cuando el emperador Constantino decretó que los habitantes de su imperio se convirtieran al cristianismo, muchos ritos paganos se introdujeron. Fue así como el festival de Samhain se infiltro.

Hacia el siglo VIII, la Iglesia Cristiana convirtió el día 1 de noviembre en el día de Todos los Santos para rendir homenaje a todos los santos que no tuvieran un día particular de celebración. A lo largo de los años, estos festivales se combinaron, y la mayoría llamó “All hallowmas” (la masa de todos los santos, de las personas santas) al Día de Todos los Santos. La noche anterior se conoció como “All Hallows Eve” (Víspera del Día de Todos los Santos). Con el tiempo, su nombre se convirtió en Halloween.

Las brujas, reinas del Aquelarre

En la Edad Media comienza la persecución de todos los ritos paganos, ( todo lo que no es cristiano )  y es perseguido por su presunta vinculación con el maligno. Sin embargo, es con la Contrarreforma y con los distintos cismas protestantes cuando la persecución de la brujería se incrementa notablemente. Fue con la bula papal Summis desiderantis affectibus, del Papa Inocencio VIII el 5 de diciembre del año de 1484, con la que se legitimó la persecución de brujas, tortura y ejecución, generalmente ardiendo en la hoguera, empezando así La Inquisición a perseguir la hechicería. La figura histórica más famosa que fue condenada a arder en la hoguera bajo la acusación de bruja fue Juana de Arco.

Lejos de ser mujeres con verrugas, algo sucias y que surcan el cielo montadas en una escoba, las brujas también eran jóvenes bellas que utilizaban sus conocimientos para hacer el bien a su comunidad.

Esa es la revisión del mito de las brujas que diversos expertos llevaron hace algunos años en un congreso en Sassello, ciudad ubicada al norte de Italia, y en el que participaron psicólogos,  y religiosos, para dar su punto de vista sobre un fenómeno inquietante, con una buena carga de dosis de mitos y leyendas.

“Brujas, fascinación y misterio. ¿Seductoras perversas o encantadoras seducidas?”, ese era el lema del congreso llevado a cabo en Triora en 1588. Las historias alrededor de estas se parecen a las historias del “Cuco” o “Coco” que le hacian los padres a sus hijos antes de acostarlos a dormir, todo era una amalgama de absurdos productos de su imaginación. “¿QUÉ DICE LA BIBLIA ACERCA DE HALLOWEEN?”TEXTO:

DEUTERONOMIO 18:9-14:

9 Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones.

10 No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,

11 ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.

12 Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.

13 Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.

14 Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios.

 

Continuaras poniendo a tus hijos en alto riesgo.

Préstale atención  a las noticias, o NO te importa lo que les pueda pasar a tus hijos.

 

Compilación por Pastor Monserrate Maldonado

Un pueblo especial para Dios

Leer | 1 Pedro 2.9, 10

 

Algunas veces, hasta los creyentes olvidamos cuál es nuestro propósito en la vida. Por el ajetreo del día a día es muy fácil olvidar que somos creaciones maravillosas a los ojos de nuestro Creador, y que tenemos un propósito en la vida. Es por eso que 1 Pedro 2. 9, 10 nos enseña que para el Señor somos . . .

1. Linaje escogido. Lo que quiere decir que usted no necesita luchar por ocupar un lugar en la casa del Señor, ya que Él le escogió. El Dios del universo le buscó activamente porque quería entablar una relación eterna con usted. ¡Usted fue seleccionado por Dios mismo!

2. Real sacerdocio. En los días del Antiguo Testamento, un rey no podía ser sacerdote, y un sacerdote no podía ser rey. Las dos funciones estaban separadas y eran distintas. Pero, en Cristo, Dios ha puesto a cada creyente en una nueva categoría. Ahora somos hijos del Rey, y tenemos acceso libre y personal al Dios todopoderoso. Somos del rey.

3. Nación santa. La palabra santa significa simplemente “apartada”. El Espíritu Santo ha sellado a todos los creyentes como hijos de Dios (Ef 4.30), y nada puede deshacer esa relación con el Padre.

4. Posesión de Dios. ¿Está consciente de cuán valioso es usted para el Padre celestial? Vale tanto para Él, que compró su salvación a un gran precio: La vida de su Hijo unigénito (1 Co 6.20).

Nada en cuanto a usted toma por sorpresa a nuestro Dios omnisciente, omnipotente y omnipresente. Él le hizo para que sea su representante en el mundo, y por eso le conoce totalmente. ¿Refleja su vida la posición que Dios le ha dado?

UnPuebloEspParaDiosWP

Por Min. En Contacto

La guerra espiritual

Leer | EFESIOS 6.10-13

 

Los creyentes estamos atrapados en una batalla entre el reino de Dios y el reino de las tinieblas, pero el Señor ha proporcionado todo lo que necesitamos para mantenernos firmes contra las fuerzas del mal. Entonces, ¿por qué pecamos los cristianos? Pienso que hay varias razones:

BatallaWP

• No estamos conscientes de la batalla. Aunque sabemos que hay una guerra espiritual cada día de nuestras vidas, es fácil olvidar la guerra invisible que se está librando a nuestro alrededor.

• Ignoramos al enemigo. Satanás nos golpeará con una estratagema tras otra si no reconocemos sus tácticas o no comprendemos sus propósitos.

• No estamos adiestrados para la batalla. Los creyentes son soldados, quiéranlo o no. La Palabra de Dios es el manual que da instrucción para discernir el engaño, resistir la tentación, mantenerse firme en la fe, y andar en integridad.

• Le permitimos un punto de apoyo a Satanás. El principal campo de batalla para los cristianos es la mente. Si comenzamos a escuchar al tentador y pensar en los beneficios de sus sugerencias, ganará terreno en nuestros pensamientos, sentimientos y deseos. Si no es frenado, el punto de apoyo se convertirá en una fortaleza, y pronto nos encontraremos enlodados en el pecado.

El tiempo para prepararse para esa batalla es ahora mismo. Usted no puede ser complaciente y no darse cuenta de su enemigo; de lo contrario, se convertirá en su víctima. Comience llenando su mente con la Palabra de Dios, y escuche obedientemente las advertencias interiores del Espíritu. Esa es la manera para experimentar el gozo de la victoria en Cristo.

Por Min. En Contacto

¿Por qué se pierde la gente?

 

“No hay hombre que se arrepienta de su mal, diciendo: ¿Qué he hecho?” (Jer. 8:6).

Jeremías  tuvo la experiencia horrible de ver la desintegración de su pueblo, su apostasía, y las consecuencias inevitables. ¿Por qué se perdieron? Su libro nos da una amplia respuesta.

·       Porque amaban al pecado.

·       Porque no querían saber la verdad.

·       Porque se engañaban a sí mismos.

·       Porque practicaban una mezcla de culto a Dios y culto a la idolatría del mundo.

·       Porque profesaban fe en Dios, pero su corazón estaba lejos de Él.  

·       Porque no sentían gratitud a Dios.

·       Porque eran egoístas.

·       Porque amaban al placer más que a Dios.

·       Porque eran desobedientes a sus padres.

·       Porque rehusaban considerar la evidencia que estaba delante de sus ojos.

·       Porque eran estúpidos y ignorantes y no querían aprender.

·       Porque eran tozudos y insistían en su propia voluntad.

·       Porque no enfrentaban las consecuencias de sus acciones.

·       Porque no querían oír la verdad acerca de sí mismos.

·       Porque no amaban a otros, porque los trataban con injusticia, y les hacían  daño.

Por estos mismos motivos se pierde la gente a nuestro lado: “En los postreros días vendrán tiempos peligrosos, porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella”  (2 Tim. 3:1-5). Por esto se condenan. La perdición no es por falta de conocimiento, es por la condición del corazón.

PqSPrdLagentWP

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; Pues habiendo conocido a  Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en su razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios. Y como ellos no aprobaron tener encueto a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no con vienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades, murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injustos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afectos natural, implacables, sin misericordia” (Ver Romanos 1: 18-32). Por esto se pierde la gente. Porque buscan su propia condenación.

Enviado por Hno. Mario

Padres de hijos rebeldes

“Yo mismo me gastaré del todo por amor de vuestras almas aunque amándoos más, sea amado menos”

(2 Cor. 12:15).

 El muy difícil saber relacionarse con un hijo que ha optado por un estilo de vida contrario al nuestro, sobre todo si está viviendo en inmoralidad. Nuestro amor por él nos llevará a decirle la verdad, como nuestro versículo indica, aunque por ello nos rechace. Lo que nos mueve es amor por su alma. Su alma nos importa mucho más que una buena relación con él ahora. Preguntas para considerar delante del Señor: ¿Mi amor por mis hijos me lleva a decir las cosas necesarias, aunque me amen menos, como en el caso de Pablo? ¿Estoy intentando conseguir el amor de mis hijos, o les amo tanto que les digo la verdad, aunque me dejen de amar por decírsela? ¿Amo tanto que digo la verdad, a pesar de las consecuencias?

            De Elí, Dios dijo: “Sus hijos han blasfemado a Dios, y él no les ha estorbado” (1  Sam. 3:14). ¿Qué has hecho para “estorbar” a tus hijos en sus malos deseos? ¿Les estorbas tanto que no pueden hacer lo que quieren? ¿En lo económico? ¿Les compras lo que quieren? ¿Has puesto límites? ¿Has hecho las prohibiciones necesarias? Jesús amaba a los pecadores, pero no los tuvo por amigos a no ser que se hubieran arrepentido. ¿Bajas el listón para conseguir intimidad con tus hijos cuando sabes que no es posible en estas circunstancias?

            “Has honrado a tus hijos más que a mí” (1 Samuel 2:29). Pregúntale al Señor si esto es cierto. ¿Qué te dicen al respeto los que más te conocen? “Honrar” a los hijos, en este caso, es darles preferencia sobre Dios. Es gratificarles a expensas de gratificar a Dios. Es ponerles en primer lugar, su voluntad y su felicidad por encima de la reputación de Dios. Deja que la Palabra escudriñe tu corazón.

Jesús dijo: “No vine para traer paz, sino espada. Porque vine para poner en disensión… a la hija contra su madre… y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a hijo o hija más que mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz, y sigue en pos de mí, no es digno de mí” (Mat. 10:34-38, BTX). ¿Notas la espada causando división, o estás trabajando para reconciliación con las cosas tal y como son? ¿Aceptas que tiene que haber división o tratas de quitar de en medio la espada? ¿Esto se ha cumplido en tu casa o sois unidos y buscas la cercanía? ¿Tu hijo es tu amado enemigo? “Los enemigos de uno serán los de su casa”, dijo el Señor. ¿Reconoces que hay una guerra y que él está de parte del enemigo y en contra de ti y en contra del Señor? No podéis ser una familia feliz y unida hasta que no haya arrepentimiento y cambios. ¿Reconoces esto?

PadresdeHijosRebeldesWP

El amor no es lo más importante. Hay una cosa igualmente importante y esta es la verdad. La verdad es lo que dice Dios. El amor verdadero dice la verdad, como dice Pablo en 2 Cor. 12:15. Este amor divide. Trae la espada. Corta relaciones. ¿Tengo esta clase de amor por mis hijos o un amor sentimental? El amor y la verdad juntos es lo que Dios usará para la salvación de nuestros hijos.  

Enviado por Hno. Mario

Creyentes secretos

“Era discípulo de Jesús, pero secretamente por miedo de los judíos” (Jn. 19:38).

            José de Arimatea fue un discípulo secreto hasta que llegó el momento cuando tuvo que confesar su fe abiertamente. Se presentó delante de Pilato juntamente con Nicodemo para pedir el cuerpo de Jesús. Si no lo hubiesen hecho, habríamos perdido una de las evidencias principales de la resurrección. Los cuerpos de los ajusticiados eran arrojados a una fosa común (Is. 53:9). Si esto hubiese ocurrido a Jesús, cuando resucitó, ¿cómo se podría mostrar que sus huesos no estaban todavía enterrados? Habríamos perdido la evidencia de la tumba vacía si no hubiese sido por la valentía de estos dos hombres.

Rut podría haber decidido volver a Moab, casarse con un hombre de su tierra y ser creyente secreta en su corazón. Podría ser discreta acerca de su nueva fe y nadie lo sabría. ¿No es igualmente válido ser creyente en Moab que en Belén? ¿Hace falta mostrarlo públicamente? Si ella hubiese vuelto a Moab para casarse, no habría formado parte del pueblo de Dios, no se habría casado con Booz y el Señor Jesús no habría nacido de su línea.

Daniel podría haber decidido que quería orar a Dios en secreto cuando el rey firmó el edicto prohibiendo la adoración a cualquier dios salvo a su misma persona. Daniel podría haber pensado que da igual orar en su corazón que orar delante de la ventana abierta mirando a Jerusalén. De esta manera nadie le habría detectado, no habría sido arrojado al foso de los leones, no se habría producido el milagro y el rey no habría proclamado el Dios de Daniel como el único Dios verdadero en todo su imperio. Millones no habrían llegado a oír de Dios.

            Hoy día en algunos países donde hay extrema persecución, existen creyentes secretos, ¡porque no tiene sentido aceptar a Cristo como Señor y Salvador e ir las autoridades y pedir que te maten! Es necesario ser creyente en secreto durante cierto tiempo, si Dios lo permite, hasta que dentro de la providencia de Dios son descubiertos y tienen que negar su fe o bien pagar las consecuencias por creer en Cristo.

            Había un tiempo en España cuando costaba mucho profesar fe en Cristo y bautizarse en la Iglesia Protestante, como fue denominada en tiempos de Franco. Muchos al convertirse sufrían el rechazo de sus familias y amistades. Nadie en el pueblo hablaría con ellos. Otros perdían sus trabajos. A los niños no les permitían estudiar, fueron expulsados de los colegios, o si se quedaban, fueron ridiculizados por sus compañeros. Muchas familias tuvieron que mudarse a las grandes ciudades donde podían conseguir trabajo, porque sin la firma del párroco, o, en el caso de los hijos de creyentes, sin el certificado del bautismo, no podían conseguir trabajo en el pueblo.  

CristianodelaSecretaWP

            Hoy en España es más fácil, pero todavía hay familias en que si alguien se convierte, tiene que sufrir fuertes consecuencias. Significa un gran disgusto para el resto de la familia. No lo entienden. Puede significar el rechazo de todos los familiares. ¿Estamos dispuestos a pagar el precio? El Señor Jesús dijo: “A cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos… El que ama a padre o madre… hijo o hija más que a mí, no es digno de mí” (Mat. 10:33, 37). La solución no es ser un creyente secreto, sino pagar el pecio por ser leal a Jesús.   

Enviado por Hno. Mario

Persigue, pelea, echa mano y guarda

Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna” (1 Tim. 6:12).

            No vamos flotando al cielo como un globo lleno de helio. Más bien vamos escalando como uno que sube el Monte Everest. Es una lucha hasta el final. Pablo llegó al cielo a través de cárceles, latigazos, naufragios, juicios, de ser apedreado y dejado por muerto, de complots contra su vida y de muchas privaciones. Le costó todo para ganar todo. La salvación es gratis y, a la vez, nos cuesta todo el esfuerzo de nuestra alma, todo el amor de nuestro corazón, el ejercicio de todas nuestras facultades mentales, y el sacrificio de nuestro cuerpo. El cielo es para vencedores; los cobardes no llegan: “El que venciere heredará todas las cosas… pero los cobardes e incrédulos… tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre” (Ap. 21:7, 8). El cobarde es el que se niega a pagar el precio por ser creyente porque teme el sufrimiento.

            Estamos acostumbrados a pensar que, una vez que aceptamos a Cristo como nuestro Salvador, lo único que tenemos que hacer es asistir a la iglesia y colaborar en lo que podemos si nos viene bien; pero esta no fue la visión de Pablo. En su carta a Timoteo le manda a la acción con verbos que requieren un gran esfuerzo de su parte. “Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho buena profesión delante de muchos testigos”. Si Timoteo ya hizo profesión de fe, es salvo, ¿no? ¿Por qué tiene que echar mano de la vida eterna si ya la tiene?  Esta es la paradoja de la vida cristiana. Ya tenemos y aún buscamos. Hemos recibido, sin embargo, perseguimos. Las dos cosas son ciertas, y el que no tiene las dos, no tiene ninguna. He hallado al Señor y le busco ardientemente. Tengo la salvación y la cuido, como oro en paño, para confirmar que ya la tengo. La evidencia de tener es el esfuerzo que hago porque lo tengo.

            “A los ricos de este sigo manda que… hagan bien, que sean ricos en buenas obras… atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que echen mano de la vida eterna” (1 Tim. 6:19). A ellos también Pablo les manda que echen mano de la vida eterna. Tienen que poner su esperanza en Dios, no en las riquezas (v. 17), emplear su dinero para hacer buenas obras, para tener tesoro en el cielo. Esto requiere el gran esfuerzo de desprenderse de lo suyo para beneficiar a otros. Implica una buena administración, un corazón de misericordia y la inteligente inversión de su dinero para que otros también tengan: “Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos” (v. 18). Si no, ¿no son salvos? Parece que no, porque no han experimentado ningún cambio de corazón. Tienen que echar mano de la vida eterna, vida que ya tienen, empleando sus bienes para el reino de Dios.

ValientesWP

            “Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado” (v. 20). No puede dormirse al lado de las riquezas del evangelio. Hay que estar vigilante, alerta, defendiendo el evangelio como buen soldado de la fe, porque los hay que “se desviaron de la fe” (v. 21). Por la gracia de Dios, Timoteo no va a ser uno de ellos, sino uno de los valientes que arrebatan el reino de Dios, porque “El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan” (Mat. 11:12). Hemos de ser uno de ellos.

Enviado por Hno. Mario

Las consecuencias del pecado

 

Leer | GÁLATAS 5.19-25

 

Si usted plantara varias semillas de manzana, ¿qué cosecharía? ¡Manzanas, por supuesto! Es absurdo plantar semillas de manzana y esperar tener una cosecha de naranjas, ¿no es así?

Ahora bien, si usted plantara semillas de pecado en su vida, ¿qué cosecharía? Por desgracia, el resultado es tan lógico como la consecuencia de sembrar semillas de manzana.

¿Por qué, entonces, es tan obvia la respuesta cuando hablamos de frutas, pero tan evasiva cuando se trata del pecado en nuestras vidas? Muchas personas que se involucran sin restricciones en actividades pecaminosas, se sienten sorprendidas y consternadas cuando descubren las consecuencias desastrosas.

SiembrayFrutodePecadoWP

¿Por qué se sorprenden? Probablemente porque nunca piensan que están sembrando semillas de pecado; en vez de eso, se ven a sí mismas simplemente como “pasando un buen rato”.

Esta es una maniobra característica de Satanás. Con la tentación, el diablo ofrece siempre una cosa, pero después da algo totalmente diferente. Lo bueno que creemos que estamos recibiendo se vuelve amargo antes de que podamos disfrutarlo totalmente. Es así porque el diablo no puede dar gozo duradero; lo único que sirve son mentiras y destrucción.

Lea el pasaje de hoy y pregúntese a sí mismo: ¿Estoy plantando semillas de la carne o semillas del Espíritu? ¿Quiero cosechar las consecuencias del pecado, o quiero una cosecha de fruto espiritual?

Simplemente, no hay comparación entre las dos opciones. En realidad, podría decir que es la misma diferencia que hay entre manzanas y naranjas.

Por Min. En Contacto

Al cerrar nuestros oídos al Señor

Leer | SANTIAGO 1.22-25

 

Cuando dejamos de escuchar a Dios, prestamos atención a las voces equivocadas, somos víctimas del engaño, y nos negamos a someternos al Señor. Estos tres resultados negativos son evidentes en la decisión de Adán y Eva de comer del árbol prohibido. ¿Qué otras consecuencias resultan de cerrar nuestros oídos a Dios?

AlcerrarnuestrosoídosaDiosWP.jpg

Primero, tomaremos decisiones basadas en su atractivo. Para tentar a Adán y Eva a desobedecer, el diablo alteró las palabras de Dios y usó indebidamente los deseos legítimos que el Señor había dado a la pareja. Tenemos el Espíritu Santo para enseñarnos cómo mantener bajo control nuestros deseos.

Segundo, justificaremos nuestra transgresión y culparemos a otros. Adán acusó a Eva, y ésta a la serpiente. Satanás puede tentarnos, pero la responsabilidad es nuestra si accedemos a pecar.

Tercero, experimentaremos la disciplina de Dios, y otros sufrirán cuando desobedezcamos. El primer hombre y la primera mujer fueron echados de la presencia de Dios, y sus vidas se volvieron mucho más difíciles. El pecado entró en su familia, y llevó a la discordia y a la muerte de su hijo, Abel, quien fue asesinado por su hermano Caín. Por la decisión de Adán y Eva el pecado entró en el mundo, y vive en nosotros (Ro 5.12).

Cuarto, desaprovecharemos lo mejor de Dios. Los primeros seres humanos perdieron tanto el esplendor del Edén como la comunión con el Señor. El pecado nos separa del compañerismo con el Padre.

Cerrar los oídos a la voz de Dios puede suceder en un segundo. Por tanto, protéjase. Dispóngase a escuchar lo auténtico: escuchar, recordar y obedecer a Dios.

Por Min. En Contacto

Su vida es su tiempo

Leer | EFESIOS 5.14-17

 

Nuestras vidas se rigen por el tiempo. Es por eso que relojes y calendarios dictan nuestras actividades. Con el paso del tiempo nos preguntamos a dónde se nos fue el día. Cuando aumentan las responsabilidades y las presiones, nos quejamos: “¡No me alcanza el tiempo para hacerlo todo!” Pero la realidad es que Dios nos ha dado suficiente tiempo para hacer lo que Él ha previsto para nuestras vidas. Quizás el problema más grande es saber si estamos utilizando nuestro tiempo para hacer nuestra voluntad o la del Señor.

El tiempo es un regalo de Dios, y el Señor nos ha asignado una medida del mismo en el cual vivir y cumplir sus propósitos. Solo tenemos dos opciones: gastarlo temporalmente en nuestros propios intereses, o invertirlo para la eternidad. Dado que el tiempo nunca puede ser recuperado o revertido, es esencial que aprovechemos al máximo todas las oportunidades que nos da el Señor.

La clave para invertir en la eternidad, es obedecer el plan de Dios, y no es llenarnos de actividades. Jesús tuvo solo treinta y tres años de vida en la Tierra, pero solamente utilizó los últimos tres para realizar su ministerio mesiánico. Para nosotros, eso parece una pérdida de tiempo, pero Cristo hizo la voluntad del Padre. Fue por eso que pudo decir en la cruz: “Consumado es” (Jn 19.30)

SuvidaessuTiempoWP

La Biblia asemeja a la vida terrenal a “neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Stg 4.14), pero la vida eterna no tiene fin. Es una tontería gastar la vida en una neblina, cuando usted puede cosechar bendiciones eternas obedeciendo la voluntad de Dios.

Por Min. En Contacto

A %d blogueros les gusta esto: