Mes: julio 2017

La educación de los hijos

“La educación de los hijos

No dejes de corregir al joven, que no va a morirse si lo castigas con vara. Al contrario, castígalo con vara y lo librarás de caer en el sepulcro. Proverbios 23:13-14


Corrección
“¡Cada vez es más difícil educar a los hijos!”, dijo un padre acongojado. Por un lado, los niños aprenden muchas cosas cada vez más temprano, y por otro, los padres no saben más cuál es la manera correcta de educar. A los padres les cabe la tarea de establecer límites a sus hijos a través del diálogo y de continuos intentos de error y acierto, de castigos y recompensas. Si los padres no lo hacen, más tarde alguien tendrá que hacerlo. Cuando decimos “no” a nuestro hijo, estamos demostrándole que le amamos y que queremos lo mejor para él.

La disciplina y el castigo deben ir de la mano del perdón. Dios nos enseñó esto a través de Jesús. Ante nuestra incapacidad para obedecer sus mandamientos, Dios envió a su hijo Jesús para morir en nuestro lugar. Así, cada vez que nos arrepentimos de nuestros errores, Dios nos recibe con sus brazos abiertos y llenos de amor, y nos promete también recibirnos con sus brazos abiertos en la vida eterna.

Por CPTLN

Conocernos bien

“Conocernos bien

Nuestros días son como la hierba: florecemos como las flores del campo, pero pasa el viento sobre nosotros y desaparecemos, sin dejar ninguna huella. Salmo 103:15-16

Si tuvieras que definirte como persona, ¿cómo lo harías? ¿Eres capaz de discernir tus virtudes de tus defectos? Conocerse bien es muy importante. A veces es bueno y hasta necesario hacernos un autoanálisis, para darnos cuenta de lo que nos hace falta mejorar. Algo así nos  ayuda mucho en nuestro desarrollo personal.

ConocernosBIen

Pero hay alguien que te conoce muy bien. Él sabe cuáles son tus defectos y tus virtudes. Ese alguien es Dios. A pesar de conocer tus defectos, él no está esperando la oportunidad de  refregártelos en la cara sino que, al contrario, está dispuesto a perdonarlos. Para ello envió a Jesús. Él hizo por ti lo que nadie podría hacer: sacrificó a su propio Hijo para perdonarte, adoptarte como hijo, y abrirte las puertas del cielo. Entonces, ¡confía en él, pues él te conoce muy bien!

Por CPTLN

La solución para el miedo

“La solución para el miedo

Los que confían en el Señor son semejantes al monte Sión, que jamás se mueve, que siempre está en su lugar. Salmo 125:1

¿A que le temes? ¿A las alturas? ¿A volar en avión? ¿A la violencia? Muchas son las cosas que nos pueden provocar miedo. Luego de las últimas tragedias aéreas, volar genera miedo en muchas personas. Pero, ¿qué se puede hacer cuando ya estamos dentro de un avión? No hay nada que hacer, solamente entregar nuestras vidas con confianza en el piloto y la compañía aérea.
LaSlucnPraEMiedo
Sin embargo, no es sólo cuando estamos dentro de un avión que perdemos el control de las cosas, sino en la mayoría de las circunstancias que vivimos a diario. Pero tenemos una salida: entregar nuestra vida en las manos de Dios, y confiar en su amor por nosotros. Él nos conducirá con seguridad y nunca fallará. El Dios que sacrificó a su único Hijo para darnos el perdón y la vida eterna, nunca nos va a decepcionar. En él podemos confiar.

Por CPTLN

Seamos sabios

“Seamos sabios

Por tanto, no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Romanos 8:1

¿Qué te gustaría que sucediera en el día de hoy? No hay manera de prever lo que sucederá en nuestro día, pero sí hay manera de saber cómo lidiar con lo que suceda. Como esto no siempre es fácil, el autocontrol y la sabiduría deben ser nuestros fuertes aliados en nuestro día a día.
SamsSbs
Pero, ¿sabes cuál es el principio de la sabiduría? Es el temor a Dios. Por lo tanto, sé sabio. Confía en Dios, y tendrás un fuerte aliado ante los desafíos y problemas de la vida. Él te libró de la muerte eterna, que es el mayor de nuestros problemas, y también te librará de las trampas de la vida.

Por CPTLN

Quién te ayuda

“¿Quién te ayuda?


Mi socorro viene del Señor, creador del cielo y de la tierra. El Señor no dejará que resbales; el que te cuida jamás duerme. El Señor te librará de todo mal; el Señor protegerá tu vida. El Señor te estará vigilando cuando salgas y cuando regreses, desde ahora y hasta siempre. Salmo 121:2-3; 7-8

¿Quién te ayuda? ¿Quién se preocupa por ti y tus problemas? Casi nadie está dispuesto a “perder el tiempo” escuchando o preocupándose por los problemas ajenos.quienteayuda

Pero a Dios sí le importas. Él se preocupa y ocupa de ti. Él quiere escucharte. Por eso te invita a que le hables a través de la oración. Es por medio de la oración que puedes comunicarte con el todopoderoso. Él es tu Padre celestial quien providenció tu salvación a través de su hijo Jesucristo. Acuérdate de él, pues él se preocupa por ti y quiere ayudarte.

Por CPTLN

El sacrificio de Cristo: Pago total

El sacrificio de Cristo: Pago total

Leer | SALMO 51

El diácono de cierta iglesia confesó un pecado terrible en una red social. Después de dar una descripción de lo que había hecho, comentó: “Sé que hay un precio que pagar por este pecado, y ese precio es la muerte”. Pero no solo tenía el corazón destrozado por lo que había hecho; sabía también que el efecto sobre sus amigos y su familia sería devastador. Con todo, su temor era más grande que su remordimiento. Se atemorizó de Dios, creyendo que el soberano Señor del universo estaba ahora dispuesto a hacerlo pagar. ¿Qué le diría usted a este creyente? ¿Reflejan sus palabras la respuesta de Dios al pecado?

sangre-Jesucristo

Es cierto que Romanos 6.23 enseña claramente que “la paga del pecado es muerte”; sin embargo, este angustiado hombre había pasado por alto la importantísima segunda mitad del versículo: “mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. Si nuestro Padre celestial nos da un regalo, podemos confiar en que Él nunca nos lo quitará. No hicimos nada para merecerlo, y por eso no podemos hacer nada para perderlo. Todo descansa en la iniciativa de Dios. Si el pecado del creyente después de ser salvo pudiera requerir su muerte —o cualquier forma de castigo—, entonces el sacrificio de Cristo no fue suficiente. Pero la Biblia nos dice que la muerte del Señor Jesús fue el pago de toda la deuda de pecado de la humanidad (He 10.10).

O la sangre de Jesús cubre nuestros pecados, o no los cubre. No hay término medio. El Espíritu Santo, las palabras de Cristo y el testimonio de la Biblia, afirman claramente que sí los cubre.

Por Min. En Contacto

El pecado después de la salvación

El pecado después de la salvación

Leer | 1 JUAN 2.1, 2

¿Cuántas veces ha pecado usted después de que recibió al Señor Jesús como su Salvador personal? Esta es una pregunta imposible de responder. La dura realidad es que toda persona peca —sí, incluso los cristianos.

Toda transgresión, antes o después de la salvación, surge del deseo de satisfacer nuestras necesidades prescindiendo de Dios. Siempre que tomamos los asuntos en nuestras manos y actuamos fuera de su voluntad, descendemos a un camino de tristeza y pecaminosidad.

La fe en Cristo trae una nueva relación con Dios, un nuevo espíritu, una nueva perspectiva de la vida, pero no desarraiga todo lo que queda de nuestra vieja vida. Seguimos teniendo el mismo cuerpo y la misma mente, que pueden llevarnos a las mismas dificultades.

ElPcdDspsDLSlvcn¿Por qué pecamos aun después de la salvación? Porque se ha desatado una guerra interna entre nuestra “carne” y la vida producida por Cristo. Si no tomamos la determinación de reentrenar nuestras mentes, podemos esperar toda una vida de problemas.

La Biblia ofrece el remedio para este conflicto constante: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente” (Ro 12.2 NVI). Es decir, debemos llenar nuestra mente con las cosas de Dios, dejando que Él reoriente nuestros pensamientos.

¿Adónde le están llevando hoy sus pensamientos? ¿Están anclados en la Sagrada Escritura, o su forma de pensar simplemente lo conduce sin rumbo por la vida? Ese camino lleva al pecado. Comience ahora mismo a enfocar su mente en el Señor.

Por Min. En Contacto

A %d blogueros les gusta esto: