Mes: mayo 2017

El verdadero arrepentimiento

“El verdadero arrepentimiento”

Por eso, vuélvanse ya al Señor de todo corazón, y con ayuno, lágrimas y lamentos. Desgárrense el corazón, no los vestidos, y vuélvanse al Señor su Dios, porque él es misericordioso y clemente, lento para la ira y grande en misericordia, y le pesa castigar. Joel 2:12-13

VolverseaDiosArrepentido

Es muy común escuchar a las personas decir: “No me arrepiento de nada de lo que hice, pero sí de lo que no hice”. ¿Habrá alguna persona que no tenga nada de qué arrepentirse? Todos, sin excepción, nos equivocamos y, si pudiéramos volver atrás, quizás haríamos muchas cosas de manera distinta. La Biblia dice que todos pecamos, y que no hay nadie en la tierra que sea justo. Y en el verso bíblico de hoy se menciona la antigua costumbre de romper las ropas en señal “externa” de arrepentimiento.

Pero, como la hipocresía es parte de la naturaleza humana, Dios, quien conoce muy bien a su pueblo, los exhorta a que se vuelvan a él, pero de todo corazón, con el arrepentimiento que viene del corazón, así como nuestra fe en Jesucristo, quien dio su vida por nuestros pecados. Recordemos la invitación hecha por el profeta Joel: “Vuélvanse al Señor su Dios, porque él es misericordioso y clemente, lento para la ira y grande en misericordia, y le pesa castigar”  (Joel 2:13).

Por CPTLN

Alcanzando la victoria

“Alcanzando la victoria” 

No es que ya lo haya alcanzado, ni que ya sea perfecto, sino que sigo adelante, por ver si logro alcanzar aquello para lo cual fui también alcanzado por Cristo Jesús. Filipenses 3:12

AlcanzandolaVictoria

Cuando un equipo de fútbol entra al campo creyendo que ya tiene asegurada la victoria, por lo que no necesita esforzarse, es muy común que termine perdiendo el partido que creía tener ganado. Lo mismo suele suceder en la vida del cristiano: quien cree en Cristo como Señor y Salvador de su vida, tiene la promesa de la vida eterna. Pero, si bien esta es una promesa segura, es algo aún no alcanzado, por lo cual se corre el riesgo de perderlo.

Por eso es importante evitar el orgullo, la arrogancia y la autoconfianza. Por el contrario,  debemos vivir con arrepentimiento, humildad y dependiendo de Dios. El premio de la vida eterna es una promesa real para quienes creen en Jesús, pero para que no lo perdamos, necesitamos aferrarnos a la fe en el Salvador. Caminando cada día con Cristo, estaremos seguros.

Por CPTLN

Algo de historia del Memorial Day

El Día de los caídos en guerra o Memorial Day es una fecha conmemorativa de carácter federal que tiene lugar en los Estados Unidos de América el último lunes de mayo de cada año, con el objeto de recordar a los soldados estadounidenses que murieron en combate. Inicialmente fue establecido para conmemorar a los soldados caídos de la Unión americana que participaron en la Guerra Civil estadounidense, aunque tras la primera guerra mundial fue extendido para rendir homenaje a todos los soldados estadounidenses fallecidos en las guerras en las que participó ese país.

Comienza como un ritual de conmemoración y reconciliación tras la guerra civil, aunque posteriormente, a principios del siglo XX, empieza a ser visto como una ocasión para rendir homenaje a los muertos en general. Tal es así que los ciudadanos visitan las tumbas de sus parientes fallecidos, hayan servido en el ejército o no. Asimismo se ha convertido en un día de reunión familiar, donde la gente realiza diversas actividades recreativas como ir de compras o pasar un día en la playa, y de eventos masivos a nivel nacional, tales como las 500 millas de Indianápolis, que se disputan en esta fecha anualmente desde 1911.

MemorialDay

Oficialmente el lugar de nacimiento del Día de los caídos es Waterloo (Nueva York) por decisión del presidente Lyndon B. Johnson, desde mayo de 1966. La fecha fue proclamada el 5 de mayo de 1868 por el General John Logan, comandante nacional del Gran Ejército del país, y se conmemoró por primera vez el 30 de mayo de ese mismo año. Ese día se colocan flores a las tumbas de los soldados de la unión y de los confederados, en el Cementerio Nacional de Arlington (Virginia).

En 1971 el Congreso de Estados Unidos aprobó el acta Nacional de los feriados. Fue el momento que se decidió que el Día de los caídos se conmemoraría el último lunes de mayo, con un fin de semana con tres días de duelo. Es común que el presidente de los Estados Unidos dé un discurso en esta fecha en el que se recuerde la labor de los soldados caídos en combate.

Realmente conoces

“¿Realmente conoces?” 

RealmenteConoces

Bienaventurado el hombre que no anda en compañía de malvados, ni se detiene a hablar con pecadores, ni se sienta a conversar con blasfemos. Que, por el contrario, se deleita en la ley del Señor, y día y noche medita en ella. Salmo 1: 1-2

Dios nos provee familia y amigos para que disfrutemos de su compañía y amistad. Pero, lamentablemente, también debemos cuidarnos de no confiar demasiado en aquellos a quienes no conocemos bien.  Sin embargo, hay alguien que nos conoce a todos, por dentro y por fuera. Ese alguien es Dios. Él conoce nuestro corazón, y sabe todo lo que pensamos o deseamos, y también qué necesitamos, principalmente en lo que respecta a nuestra salvación. Por eso es que envió a su hijo Jesucristo a morir por nosotros, para así lograr el perdón para nuestros pecados, y la vida eterna.

Imagínate que él sacrificó a su propio Hijo, para que nosotros podamos estar en su compañía para siempre. Dios sólo desea nuestro bien. A fin de cuentas, nadie nos conoce tan bien como él. Entreguemos, pues, al Padre celestial todas nuestras preocupaciones y sentimientos.

Por CPTLN

Buenas noticias

“Buenas noticias”

Pero él les dijo: También es necesario que yo anuncie en otras ciudades las buenas noticias del reino de Dios, porque para esto he sido enviado. Y siguió predicando en las sinagogas de esa región. Lucas 4:43-44

¡Basta de malas noticias! Algunas veces tenemos ganas de decir eso al leer el periódico o escuchar los noticieros. Son muchas las tragedias que suceden alrededor del mundo, gran parte de las cuales son causadas por el hombre, ya sea directa o indirectamente. Otras suceden debido a la naturaleza o por accidentes, pero el hecho es que las malas noticias no faltan.

BUENAS NOTICIAS

Felizmente tenemos una buena noticia, en realidad, una excelente noticia. Ella dice que Dios envió a Jesús para salvarnos, dándonos el perdón de nuestros pecados. Esa noticia está en la Biblia. En medio de tantas cosas malas que suceden, quien confía en que Cristo es el único camino para que vivamos eternamente en el cielo, tiene la certeza de que no importan los problemas de esta vida, pues ellos no se comparan con las maravillas que nos esperan en el cielo cuando vivamos con el Padre celestial.

Por CPTLN

Quién está hablando

“¿Quién está hablando?”

Entonces el Señor se detuvo junto a él, y lo llamó como las otras veces: ¡Samuel, Samuel! Y Samuel respondió: Habla, Señor, que tu siervo escucha. 1 Samuel 3:10

¿Ya has escuchado la voz de Dios? Dicho así, pareciera que fuera algo imposible, porque comúnmente creemos que Dios solo habló a los creyentes de los tiempos bíblicos. Sin embargo, Dios también habla a las personas que creen en él hoy en día, y utiliza a su pueblo para manifestarse a quienes aún no tienen fe en él. Quizás lo haga a través de un compañero de trabajo o escuela, o quizás por medio de un predicador o de una persona de la iglesia.

Quienestahablando

Dios se comunica con nosotros de diversas maneras, pero cada una de ellas tiene un solo objetivo: dar a conocer el amor de Cristo, quien entregó su vida para salvarnos de la condenación eterna y abrirnos las puertas del cielo. No esperes más. Escucha la voz de Dios, presta atención a lo que él te dice, y compártelo con quienes te rodean.

Por CPTLN

Tienes suficiente luz

“¿Tienes suficiente luz?”

¡Levántate, resplandece! ¡Tu luz ha llegado! ¡Ya la gloria del Señor brilla sobre ti! La tierra está cubierta de tinieblas, y una densa oscuridad envuelve a las naciones; pero sobre ti brilla el Señor, como la aurora; sobre ti se puede contemplar su gloria. Tu luz guiará los pasos de las naciones; los reyes se guiarán por el resplandor de tu aurora. Isaías 60:1-3

SuficienteLuz

Todos sabemos lo que es sufrir por la falta de luz. Ya sea como resultado del azote de grandes tormentas, o simplemente por problemas técnicos, a menudo nos vemos expuestos a la falta de energía eléctrica. En esos momentos es cuando nos damos cuenta de lo dependientes que somos de la luz.

Así de dependientes somos también de la luz de Cristo. Sin ella no podemos disipar la oscuridad del pecado y acercarnos a Dios. Todo lo que necesitamos para mantener su luz latente lo encontramos en la Santa Biblia, donde leemos que la muerte y resurrección de Cristo fueron suficientes para pagar la deuda por nuestros pecados. Solamente Jesús puede librarnos de la oscuridad, iluminar nuestra vida, y dar sentido a todo lo que hacemos aquí en este mundo.

Por CPTLN

La infidelidad de Israel y la fidelidad de Dios

LA INFIDELIDAD DE ISRAEL Y LA FIDELIDAD DE DIOS

DIOS ES FIEL

 

“Yo mismo dije: Me encantaría trataros como a hijos y daros la tierra codiciable, la heredad más hermosa de todas las naciones. Pensaba que me llamarías “Padre”, y que nunca dejarías de ir en pos de mí, pero como mujer infiel a su marido, me habéis sido infieles, o casa de Israel, declara el Señor” (Jer. 3:19-20 traducción libre).

Dios guardaba en su corazón la ilusión de que su pueblo le fuera a devolver el amor que Él derramaba sobre ellos al darles la rica heredad de la Tierra Prometida, que le llamaran “Padre”, y que le siguieran fielmente para siempre; pero ¡qué desilusión! Como mujer adultera, Israel le dejó para otros dioses.

En estos versículos, el Señor se compara con el marido defraudado y con un padre disgustado. Es un Dios que ha sido abandonado por otros dioses. Nosotros no podemos ponernos en el lugar de un dios abandonado, pero sí podemos comprender la infidelidad en el matrimonio o la desilusión de padres cuyos hijos no siguen sus caminos. El Señor al comunicarse con nosotros se expresa en términos que podemos comprender, porque ¡quiere que comprendamos sus sentimientos! Se siente mal. Está padeciendo. Ha sufrido un desengaño fuerte. Amaba a su pueblo. Les había dado una heredad hermosa. Quería su cariño y no lo ha recibido. Tenemos que familiarizarnos con el concepto de Dios aquí revelado. Es un Dios que se siente defraudado, engañado, rechazado, abandonado, utilizado, no apreciado e injustamente tratado cuando su pueblo le da la espalda, como en este caso. ¡Cómo nos cuesta darnos cuenta de que Dios tiene emociones!

Dios mío, lo que es evidente es que tú has sufrido más que yo. Amas tanto a aquella gente. ¿Por qué; por qué amas tanto a los hijos de Israel? Porque son los hijos de Abraham. Esta es la medida de cuánto amabas a Abraham. Miles de años han pasado desde Abraham. Estos son los hijos de los hijos de los hijos de los hijos de los hijos de Abraham. Abraham fue tu amigo. Te acuerdas de tu pacto con él y todavía amas a sus hijos. Tal fidelidad se nos escapa.
 
Asimismo amas a nuestros hijos porque nos amas a nosotros, porque somos tus amigos, porque somos los hijos de Abraham por la fe, y esto convierte a nuestros hijos en hijos de la promesa. Tu fidelidad también los abarca.
 
Muchos de nosotros podemos comprender a los sentimientos de Dios. Como padres guardábamos la ilusión de que nuestros hijos nos serían fieles y agradecidos, que nos llamarían “Madre” o Padre”, según el caso, con todo el conocimiento de causa, que andarían en nuestros pasos, que guardarían nuestra instrucción y que buscarían relación con nosotros, y si no lo hemos encontrado, sufrimos, porque esto es lo que queremos: una buena relación con ellos. Y esto es lo que Dios está buscando en su pueblo hoy, una relación, y lo ha encontrado en ti y en mí. Somos sus preciosos hijos y Él es nuestro amado Padre. Y, por su gracia, vamos a serle fieles.

Enviado por Hno. Mario

El cristianismo interesado

El cristianismo interesado

Leer | JUAN 6.22-27

 

Piense en esta pregunta: ¿Qué le interesa más —quién es Jesús, o lo que Él puede hacer para usted? Me temo que muchos de nosotros estamos más preocupados por lo que el Señor pueda darnos, que en saber quién es Él.

Pero esto no es nada nuevo; Jesús tuvo el mismo problema cuando anduvo en la Tierra. Las multitudes lo buscaban, por lo general, por lo que Él podía hacer por ellas. A pesar de que sus necesidades eran legítimas, Cristo conocía lo que les motivaba.

Hay una diferencia muy sutil entre tratar de utilizar interesadamente al Señor para obtener lo que queremos, y venir con humildad a Él con nuestras necesidades y nuestras luchas. Algunos de los problemas que le traemos son tan opresivos y urgentes en nuestra mente, que nuestro deseo de que Él actué de la manera que queremos es mayor que nuestra disposición de someternos a su voluntad. A veces, lo que llamamos “fe” es, en realidad, un espíritu exigente.

Debemos recordar que nuestras necesidades terrenales llegarán a su fin, pero que Jesucristo permanecerá para siempre. Si nuestras oraciones son solamente para presentar nuestras peticiones al Señor, entonces desaprovecharemos la gran oportunidad de conocer a Aquel con quien pasaremos toda la eternidad. Invirtamos tiempo con el gran Dios que nos creó.

ConoceraDios

¿Cuánto de su tiempo con Dios está dedicado a sus necesidades? ¿Está buscando conocer más al Señor? Aunque Dios se deleita en nuestras oraciones y nos dice que debemos orar por todo, también quiere que nos acerquemos a Él porque disfrutamos de su compañía.

Por Min. En Contacto

Los beneficios de tener al Espíritu

Los beneficios de tener al Espíritu

Leer | JUAN 16.5-22

 

Los discípulos tuvieron la bendición de estar cerca de Jesús. ¿Puede usted imaginar lo que disfrutaban al escuchar sus enseñanzas y verlo hacer maravillas sobrenaturales? Quizás usted ha deseado, también, haber vivido en aquellos días y transitado los polvorientos caminos con Él. Desde nuestra perspectiva actual, no podemos concebir nada más grande que ver a Jesús en persona.

Ya que así se sentían los discípulos, podemos entender por qué se entristecieron cuando el Señor anunció que regresaría a su Padre en el cielo. Pero Él prometió enviar un Consolador; de manera que, en realidad, la partida de Cristo fue algo bueno, pues así vino el Espíritu Santo. Por tanto, ¿entendemos realmente los beneficios de gozar de su presencia en nosotros?

Aunque no podemos ver a Jesús cara a cara, podemos tener una relación aun más estrecha con Él, porque llevamos su Espíritu Santo en nuestros cuerpos. Una de las tareas del Espíritu es revelar los asuntos de Jesús. Si necesitamos sabiduría y discernimiento, Él está listo para darnos de ellos cada vez que leemos la Biblia. También libera su poder en nuestras vidas, el mismo poder divino que Cristo utilizó para llevar a cabo la voluntad de su Padre.

BeneficiosdelEspStoA pesar de estos beneficios maravillosos, muchos creyentes no sienten la presencia del Espíritu, ni aprovechan el discernimiento y el poder que están a su disposición. ¿Es el Espíritu Santo de Dios su compañero, su guía y su ayudador, o simplemente un confuso concepto teológico? No descuide este tesoro. ¡Sepa que el Dios todopoderoso vive dentro de usted!

Por Min. En Contacto

A %d blogueros les gusta esto: