Mes: marzo 2017

Nuestras riquezas en Cristo

Nuestras riquezas en Cristo

Leer | FILIPENSES 4.19, 20

Como creyentes, somos en verdad ricos por las riquezas y la gracia que tenemos en Cristo. Hemos sido escogidos, redimidos, justificados, unidos con Dios y hechos ciudadanos del cielo. Pero la lista no termina aquí.

Jesús dijo a sus discípulos que su partida era necesaria para que el tercer miembro de la Trinidad viniera a morar en cada creyente (Jn 16.7). Cuando somos salvos, recibimos el Espíritu Santo, que nos sella como hijos de Dios, nos consuela en nuestro dolor y nos enseña a vivir rectamente.

selloespsto

Gracias a la obra santificadora del Espíritu, nos asemejamos cada vez más a Jesús, lo cual es otra bendición del Señor. Su Espíritu nos transforma a fondo y produce el fruto espiritual en nuestra vida (Gá 5.22, 23). También nos capacita para decidir vivir santamente y romper con los hábitos pecaminosos.

Otra bendición maravillosa que tenemos los cristianos, es el acceso al trono de la gracia. Podemos entrar a la presencia de Dios en cualquier momento, por medio de la oración y la adoración. La resurrección y la glorificación son también tesoros que tendrán los hijos de Dios. Así como el cuerpo de nuestro Salvador fue resucitado, también lo serán nuestros cuerpos; en el cielo serán hechos perfectos, y estaremos libres de la presencia del pecado por toda la eternidad.

La riqueza que tenemos en Cristo sobrepasa cualquier cosa que ofrezca este mundo. No se deje seducir por la mentalidad terrenal, que valora la comodidad y el placer más que todo lo demás. Por el contrario, valore quién es usted en Cristo y lo que le ha sido dado. Si lo hace, el gozo y la paz serán suyos.

Min. En Contacto

Cómo capta Dios nuestra atención

Cómo capta Dios nuestra atención

Leer | DEUTERONOMIO 1.42- 44

Un silbato puede captar nuestra atención rápidamente, ¿no le parece? Su sonido se utiliza para controlar el comportamiento indisciplinado, indicar el comienzo o el final de un evento, o interrumpir la acción. Cuando es utilizado por un policía en la calle, por un maestro en un patio de recreo, o por el árbitro en un juego, el silbato es una señal que nos dice que debemos detenernos para saber la razón de su silbido.

llamadoalaatencion

¿Qué usa el Señor para captar nuestra atención? A veces, su herramienta es un espíritu inquieto, que puede parecer una vaga insatisfacción con la vida. Otras veces, Él usa las palabras de una persona para ayudarnos a reconocer que Él nos está hablando. Bendecirnos de una manera poco común es otro método que Él emplea (Ro 2.4). En cada caso, debemos detenernos y preguntarle: “Señor, ¿estás tratando de decirme algo?”

Dios permite, a veces, que nuestras oraciones no reciban una respuesta, como una manera de movernos a agudizar nuestro enfoque en Él. O puede decir “no” a nuestra petición, para lograr nuestra atención. Del mismo modo, las decepciones, los fracasos y las dificultades son, de vez en cuando, su herramienta elegida con el mismo propósito. Pero en todos los casos, Él actúa en nuestro beneficio. Si somos sabios, buscaremos al Señor en las tragedias, los reveses financieros, y los padecimientos físicos.

Dios merece toda nuestra atención, pero nos llenamos de preocupación. Él espera hablar con nosotros, pero algunas veces estamos distraídos mirando nuestras circunstancias. Deje que los acontecimientos de la vida, tanto los agradables como los dolorosos, le muevan a volverse a Dios cada día.

Min. En Contacto

Qué hermoso

¡QUÉ HERMOSO!

todohermoso

 

“Todo lo hizo hermoso en su tiempo” (Eclesiastés 3:11).

Un joven

            No habrías dado un duro por él. Era de carácter insoportable, rebelde, contumaz, tozudo, impresentable y de malas compañías, pero su madre oraba por él. Una noche, encontrándose en un lugar donde ningún hijo de creyentes debe ir, un chico que le tenía tiria le puso una droga en su bebida para acabar con él. Al rato, cayó al suelo inconsciente y se despertó en el hospital al borde de la muerte, pero no pasó el umbral, porque Dios quiso hacer algo mucho más grande que hacer de él un espectáculo del resultado de la rebeldía; quiso glorificarse en él, transformándole, tal como lo hizo con el hijo prodigo. ¡Es otra persona! Volvió en sí. Reflexionó e hizo un cambio de 180º. Ahora es simpático, amable, atento, servicial, cariñoso, humilde, consciente de cómo era, agradecido al Señor, disciplinado, estudioso de la Palabra, y lleno del Señor. Disfrutas estando con él. ¡Qué hermoso!

Una madre joven

            Esta es una mujer que ha nacido en la iglesia, bebido de la iglesia, y crecido en la iglesia. Se casó en ella, ¡y tuvo un hijo en ella! Podríamos decir que nació allí. Pues, iba siguiendo una vida normal de iglesia hasta que se presentó una crisis en su vida. Su marido le abandonó dejándole con el niño pequeño y sin recursos. En estos momentos uno o bien se agarra al Señor, o bien se hunde en la desesperación. Ella se ha afianzado en el Señor de manera que ha transformado toda su vida. Ha pasado de ser una mujer de iglesia a ser una mujer de Dios. Su cara es radiante con la paz de Dios. Es más guapa que nunca. Está firme y estable en Él, asumiendo la responsabilidad, tomando decisiones, creciendo en madurez, ¡y es hermoso verlo!

Una mujer de edad mediana

            En estos días de desempleo y paro, también los cristianos están afectados. Muchos se encuentran en situaciones de dificultad económica. Algunos son personas muy preparadas, con carreras, que han buscado trabajo, y no lo encentran. Este es el caso de una mujer creyente que vive sola, porque su marido (supuestamente creyente) le abandonó hace muchos años y su hijo vive lejos. Tiene lo justísimo para vivir, ¡y está feliz! ¡Está contenta! La gente se maravilla con ella, porque no está preocupada, quejosa, amargada, dudando del Señor, sino todo lo contrario. Tiene esa paz profunda que sobrepasa todo entendimiento (Fil. 4:7), que no tiene explicación humana. Una transformación paulatina ha tomado lugar en su vida. Ha ido creciendo, cambiando actitudes, rasgos de carácter, aceptando su realidad, lo que Dios ha permitido, y activamente confiando en Él para su futuro. Usa su tiempo libre para estudiar la Palabra, leer libros cristianos y disfrutar del Señor. Es hermoso ver el cambio que Dios ha operado en ella por medio de estas circunstancias adversas.

Enviado por Hno. Mario

La manera de Dios es la mejor

La manera de Dios es la mejor

Leer | PROVERBIOS 16.18-25

Una canción de finales de la década de 1960, habla de alguien que da una mirada retrospectiva a su vida, proclamando con orgullo que hizo las cosas a su manera. Cinco veces diferentes, esta persona anónima expresa sentirse satisfecha de sí misma, por no dar cuenta a nadie de su estilo de vida o sus decisiones.

El tema de la canción es exactamente lo contrario en cuanto a la manera como Dios ha llamado a vivir a los creyentes. Como seguidores de Cristo, debemos someternos al Señor, y vivir a la manera de Él.lamejormaneraladedios

 

¿Cómo podemos vivir de acuerdo a la manera de Dios?

 

Dándole nuestra atención. Debemos dejar de lado nuestros planes y enfocarnos, más bien, en nuestra relación con Dios y en las cosas que le agradan a Él.

Obedeciendo sus instrucciones. Debemos obedecer los pasos que Él ya nos ha indicado (Pr 3.5, 6). Esto requiere que escuchemos con atención su Palabra, y que obedezcamos sus instrucciones.

Aceptando la provisión de Dios como acertada. El Señor asume toda la responsabilidad por la vida consagrada a Él, y nos dará todo lo que necesitemos para obedecer sus instrucciones. Debemos basar todas nuestras acciones y decisiones en esta verdad (Fil 4.13), aun cuando nuestros sentimientos nos digan que nuestros recursos o capacidades no son suficientes.

¿Qué revelan las decisiones que usted toma? ¿Ha elegido seguir el plan de Dios o desobedecerlo para ser independiente? Piense en si le ha establecido límites a Dios en cuanto a ciertos aspectos de su vida. No es demasiado tarde para vivir a la manera de Dios.

Min. En Contacto

Victoria en los altibajos de la vida

Victoria en los altibajos de la vida

altibajos

Leer | FILIPENSES 4.10-13

¿Ha escuchado usted alguna vez el testimonio de un creyente que experimentó una tragedia terrible? Tendemos a estar muy atentos a esos relatos, porque la persona involucrada ha sido testigo de primera mano de la fidelidad y el poder de Dios de restaurar una vida golpeada.

De todos los testigos de la gracia de Dios en tiempos de dificultades, ninguno es más impresionante que el apóstol Pablo. Él supo lo que eran los sufrimientos. Durante todo su ministerio fue perseguido, golpeado, apedreado, arrestado, sufrió naufragios y fue acusado de herejía tanto por los líderes judíos como por el gobierno romano. Todo esto contrastó inmensamente con su pasado, en el que disfrutó de los lujos y las oportunidades que le dieron su ciudadanía romana y su educación en el judaísmo.

En la vida de Pablo hubo altibajos increíbles. Como resultado, se ganó el derecho de proclamar lo que dice Filipenses 4.12: “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia”.

¿Qué lección aprendió el apóstol como resultado de estas experiencias? Él nos dice en el versículo 12: “En todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad”.

El “secreto” de Pablo no es un secreto en absoluto, porque él revela la fuente de su fortaleza en el versículo que sigue: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. La fe en Jesucristo y una dependencia cada vez mayor de Él, harán que esta fuente de poder ilimitado sea una realidad en la vida de usted.

Min. En Contacto

Inversión para el futuro

Inversión para el futuro

Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche vienen a quitarte la vida; ¿y para quién será lo que has guardado?” Eso le sucede a quien acumula riquezas para sí mismo, pero no es rico para con Dios. Lucas 12:20-21

¿Qué inversiones estás haciendo para asegurar tu futuro? ¿Estás comprando acciones, invirtiendo en una jubilación privada o en bienes inmuebles? Invertir y guardar para el futuro es sabio y prudente.

bible study and notes

Y en tu vida espiritual, ¿has invertido para tu futuro? Cuando se trata de la vida espiritual, sólo hay una inversión segura, tanto para tu presente como para el futuro: “Jesucristo”. Confía en él hoy, e invierte parte de tu tiempo en el estudio de la Palabra de Dios. Con fe en Jesús, tu futuro y bienestar son eternos.

CPTLN

A %d blogueros les gusta esto: