Mes: diciembre 2015

Año Nuevo

Año Nuevo

ano-novo-imagens-ca168a

A veces, los amigos solemos recordar a quienes son importantes en determinado momentos de nuestras vidas, guardamos hasta el más mínimo detalle de quien estimamos en verdad, valoramos, la certeza de las palabras que alguna vez nos dijeron, agradecemos su apoyo y constancia cuando así lo necesitamos por alguna situación.

Tú, mi amigo(a), mejor que nadie sabe lo importante que es para mí saberte y sentirte mi amigo(a), a lo cual yo debo mucho y aprecio con sinceridad, de quien he aprendido mucho sobre mi persona, porque me ayudas a crecer como ser humano, porque me ayudas a encontrar mi realidad.

Está por llegar un Año Nuevo especial, para muchos son fechas de nostalgia, recuerdos, tristezas, amor o necesidad, para mí es un grato pretexto para saludarte y así recordarte que… cuentas conmigo, para bien o para mal, basta tan sólo que tú me lo pidas, e incondicionalmente tendrás mi ayuda y apoyo.

Para todas esas personas que por tantas causas están tan lejos de mí, para aquellas que tal vez hace poco dejé de frecuentar, para las que hasta hace algunas horas compartimos una amena charla, para las que no han tenido la suerte o desgracia de conocerme, para todas y cada una de ellas, sólo les quiero recordar, que para mí todas son importantes, como personas, como compañeros de la vida, pero lo más importante, como AMIGOS.

Está por llegar un Año Nuevo, por todo lo que implica, por llegar juntos al siguiente, yo sólo quiero invitarlos a que lleven a sus corazones el grato recuerdo de un amigo(a) que ha tenido la suerte de contar con cada uno de ustedes, porque seguimos juntos (de alguna manera) y espero que por mucho tiempo sea así…

Feliz Año Nuevo

Por: Ana L. Díaz de G.

Vivir …

Vivir en la gracia

Leer | 2 CORINTIOS 5.17

 

Antes de la conversión del apóstol Pablo, nadie hubiera pensado que este hombre tendría un impacto en el mundo para Jesús. De hecho, su objetivo original fue eliminar a todos los cristianos.

La gracia de Dios puede tocar a cualquiera; ningún pecado está más allá del alcance de su perdón. Este maravilloso regalo de la redención transforma las vidas. Contrario a lo que muchos piensan, ser cristiano no significa hacer buenas obras, sino que los creyentes reciben el perdón por la gracia de Dios, y una nueva naturaleza. Nuestra transformación interior produce, obviamente, cambios externos.

 

transformacion

Una hermosa ilustración de esto, es la metamorfosis de la mariposa. Una vez que se convierte en una crisálida, la oruga no simplemente actúa o parece diferente por fuera; también ha sufrido verdaderamente una transformación interior.

La transformación de los creyentes se produce en muchas áreas. Por ejemplo, nuestras actitudes cambian: como resultado de la salvación por la gracia, recibimos la humildad y la gratitud. En agradecimiento por este regalo inmerecido, surge la compasión por los perdidos y el deseo de compartir el evangelio. El perdón de Cristo da también como resultado el anhelo de servirle. Servimos dentro y fuera de la iglesia, amando a los demás, ayudando a los necesitados, y hablándoles de la salvación.

Aunque el pecado trae consigo consecuencias, Dios nos brinda perdón y redención por medio de Jesucristo. Él abrió un camino para restaurar nuestra relación con Él. El Señor transforma nuestras vidas para que nos parezcamos más a su Hijo, y reflejemos su amor a los demás.

 

Por Min. En Contacto   NuevavestimentaEsp

B.O.A.

Miercoles Ayuno

 

…Amados estamos a horas de despedir el año, dentro de la alegría, celebración, compartir, saquemos tiempo para reflexionar profundamente de lo acontecido y hagamos un recuento tomando lo bueno y desechando lo que no edifica, preparándonos espiritual y mentalmente para lo que está por venir. Proponer de corazón separar el inicio de año en consagración buscando la voluntad de Dios para el año nuevo que concede.

…Salvadora

Una fe salvadora

Leer | MATEO 7.13-29

 

La tragedia más grande que puede sucederle a una persona es pensar que fue salva, solo para descubrir después de la muerte que no lo fue. A todos nos gustaría creer las afirmaciones de quienes dicen que son cristianos, pero Jesús hace una dura advertencia porque sabe que muchos serán engañados. Se sentarán en la iglesia semana tras semana, asegurando que Jesús es el Hijo de Dios, pero sin establecer nunca una relación personal con Él.

Fe intelectual no es lo mismo que fe salvadora. No es suficiente creer que Él murió y resucitó. Hasta los demonios creen eso (Stg 2.19). La salvación implica más que conocimiento: requiere confiar en que Jesús pagó el castigo por nuestros pecados, recibir su perdón, dejar el pecado y establecer una relación con Él. Lo que importa no es lo que decimos con la boca, sino lo que sentimos de verdad en nuestro corazón.

Aunque usted probablemente no entenderá todo lo que sucede en el momento de la salvación, cuando Cristo se convierte en su Salvador, se convierte también en su Señor. Como el Dueño de su vida, Él tiene el derecho de gobernar lo que usted haga. Su Espíritu Santo hace morada en usted cuando es salvo, lo que significa que tendrá un cambio. Él trabaja constantemente para eliminar las actitudes y los comportamientos pecaminosos, sustituyéndolos por su fruto espiritual (Gá 5.22, 23).

Reconocemos que una persona es salva, no por sus palabras, sino por sus frutos. Si usted es verdaderamente salvo, su carácter será más semejante al de Cristo con el paso del tiempo. Esto no significa que nunca más pecará o fallará, sino que los pasos que dé serán pasos de obediencia.

 

Por Min. En Contacto    FeSalvadoraObedece

Beneficios…

Beneficios del regalo más grande de Dios

Leer | MATEO 27.51

 

En Navidad, pensamos en un recién nacido en un pesebre. Esta dulce imagen es, por supuesto, de mucho significado para nosotros. Pero se ha vuelto tan común en nuestra cultura, que tendemos a no ver la inmensidad del sacrificio del Señor Jesús, y sus grandiosas implicaciones para nosotros.

Como vimos ayer, la salvación y un hogar eterno son dos privilegios maravillosos que nos llegan mediante el regalo que Dios nos dio por medio de su Hijo. Veamos ahora tres más:
•Tenemos una relación personal con el Dios omnisciente y omnipresente. Él es el Buen Pastor que cuida de nosotros de manera individual e incondicional. El Señor hará todo lo que sea necesario para mantenernos cerca de Él; no importa de que manera pequemos, Él nunca nos negará. ¡Qué seguridad y qué valor tenemos gracias a su gran amor!
•Jesús dice que Él es nuestro amigo fiel, digno de confianza en todo momento, ya sea en tiempos de sufrimiento o de alegría. El Señor ofrece una relación que todos anhelamos tener, pues solo Él puede llenar permanentemente el vacío de nuestra alma.
•En el momento que somos salvos, Dios nos da otro regalo: su Espíritu Santo que mora en nosotros, nos aconseja, enseña y capacita para hacer su voluntad. Él nunca nos dejará y, de hecho, un día disfrutaremos de su compañía en el cielo eternamente.

Dios es nuestro Pastor, Amigo y Maestro. Su redención nos permite vivir abundantemente en el presente y nos promete vivir eternamente junto a Él en el futuro. Aparte un tiempo para analizar con gozo y gratitud las innumerables bendiciones que tenemos en el Señor Jesús.

 

Por Min. En Contacto   Jesusmitodo

El regalo más grande de todos

El regalo más grande de todos

Leer | JUAN 3.15-21

 

Hasta los niños entienden que a menos que un regalo sea abierto y examinado, su valor seguirá siendo desconocido. ERegMsGdeDTdsJesusSin embargo, muchas personas se niegan a “desenvolver” el regalo de la salvación que Dios da por medio de Jesucristo. Reciben su perdón, pero no son capaces de descubrir los tesoros maravillosos que están a su alcance como hijos de Dios.

Cuando Dios Hijo vino a morar en la Tierra, se hizo hombre. Este misterio se conoce como la encarnación. Jesús, que era plenamente Dios, vivió una vida sin pecado. Pero también era plenamente humano. Sin Cristo, estaríamos separados eternamente de Dios Padre. El pecado que heredamos todos por medio de Adán no permite la comunión con el Dios perfecto. Por eso, el Salvador tomó sobre sí nuestros pecados y sufrió la pena de muerte en lugar nuestro. Y después resucitó de entre los muertos.

Al hacer esto, Jesús nos redimió y abrió la puerta para nuestra comunión eterna con el Padre celestial. Cualquiera que lo desee, puede aceptar la misericordia en vez de castigo. Es una dádiva de Dios, que incluye un hogar eterno en el cielo. Viviremos para siempre con los cristianos de todas las generaciones y nos reuniremos con nuestros seres queridos que ya han muerto en el Señor. Un pequeño bebé en un pesebre fue verdaderamente el regalo más grande de todos los tiempos.

¿Tiene usted una relación personal con el Todopoderoso? Jesús vino para redimirle. Si no ha aceptado la salvación que Él da, aproveche esta oportunidad: reconozca su necesidad de perdón, y pídale a Cristo que sea su Salvador. El regalo está envuelto y listo, esperando que usted lo abra y lo disfrute.

 

Por Min. En Contacto

El mensaje

El mensaje del pesebre

Leer | LUCAS 2.1-7

 

A veces, es difícil ver cómo Dios puede sacar algo bueno de nuestras situaciones malas. Pero Él saca lo bueno de las circunstancias más desastrosas, tales como la conquista romana (algo malo), la cual hizo posible la construcción de caminos para llevar el evangelio (algo bueno).

Antes del surgimiento del Imperio Romano, la potencia mundial era Grecia, cuya atrayente cultura llevó a muchos a desear la helenización. Además, cuando Alejandro Magno conquistaba países, obligaba a sus hombres a servir en su ejército y aprender a hablar el griego común. Al ser dados de baja, estos hombres llevaban el nuevo idioma a sus países de origen, ayudando así a crear una lengua que iban a compartir diferentes pueblos. Este era el sistema perfecto para la difusión del mensaje revolucionario que saldría de Israel unos siglos más tarde.

Los romanos abrieron nuevos caminos en los territorios que habían conquistado, y protegieron las rutas terrestres y las costas, garantizando así la relativa seguridad de los primeros misioneros cristianos.

Quizás José y María viajaron por uno de esos caminos en su viaje de Nazaret a Belén. Ya sea que lo hicieran o no, Dios convirtió una inconveniencia —un censo obligatorio— en una bendición: el nacimiento de Jesús, el Mesías, precisamente en el momento y en el lugar profetizado.

Desde el momento en el Edén, cuando fue garantizada la derrota de Satanás, hasta el momento en que Cristo cumplió la profecía en la cruz, el Padre celestial sacó siempre algo bueno: su plan para salvar al mundo. Los romanos hicieron las carreteras, pero Dios preparó el camino para un Salvador.

B.O.A.

Miercoles Ayuno

…Conmemorando el nacimiento de Jesucristo y todo lo que conlleva su vida, ministerio, muerte y resurrección en favor de la humanidad muy especialmente para quienes le hemos recibido y confesado como Hijo de Dios y salvador personal; compartiendo a otros nuestra experiencia de fe en testimonio que le honre y glorifique.

A %d blogueros les gusta esto: