Mes: agosto 2015

Fe en…

Fe en lugar de temor

Leer | ISAIAS 41.8-13

 

Hoy día, hay muchas razones para sentir temor. Nuestro mundo parece estar en un estado permanente de guerra y de crisis. El mercado de trabajo es deprimente, los desastres naturales causan estragos y los relatos de crímenes son noticias de primera plana. Sabemos, como cristianos, que el temor no debe tener lugar en nuestras vidas, pero ¿cómo podemos ignorar lo que está pasando a nuestro alrededor?

Básicamente, hay dos caminos que usted puede transitar: el de la fe o el del temor. Es imposible confiar en Dios y no confiar en Él, simultáneamente. Otra forma de decir esto es que usted no puede obedecer y desobedecer a Dios –la obediencia a medias es desobediencia.

Sin embargo, algunos cristianos deciden vivir con temor. Al ver que otros experimentan dificultades, comienzan a preguntarse si lo mismo pudiera sucederles a ellos. Alguien de mi oficina perdió su empleo, ¿seré yo el próximo? Alguien falleció en un accidente –yo podría morir también. Pero esta clase de “lógica” coloca sus circunstancias por encima de su relación con Dios.

Si Satanás logra hacerle pensar de esta manera, habrá ganado la batalla por su mente. Pero cuando usted pone sus ojos en Dios antes que en sus circunstancias, usted gana. La Biblia nos dice: “No nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Ti 1.7).

Nuestro Padre celestial entiende nuestras frustraciones, sufrimientos, dolores y temores. Él siempre está allí para alentar nuestro corazón y ayudarnos a entender que Él es suficiente para satisfacer todas nuestras necesidades. Esta verdad es la única que puede ayudarnos a superar todos nuestros temores.

 

Por Min. En ContactoFenelugardetemor

Vencer

Vencer el temor

Leer | SALMO 63.1-11

 

Cada uno de nosotros experimentará momentos de temor, y negar o tratar de esconderse del mismo no hará ningún bien. Cuando surja el miedo, hágase las siguientes preguntas. ¿De dónde viene? ¿Alguna vez Dios me ha fallado en el pasado? ¿Promete Él suplir todas mis necesidades? ¿Cumple Dios sus promesas?

Si leemos la Biblia, encontraremos innumerables historias sobre la fidelidad de Dios. Por ejemplo, Pablo sufrió penurias, persecuciones, dolores y toda clase de circunstancias terribles. El apóstol escribió estas palabras tan conocidas: “A los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Ro 8.28). Esto da testimonio del hecho de que, para quienes confían en Él, Dios convierte toda dificultad, pérdida o separación en algo bueno.

Desde Abraham, y pasando por Isaías, David, Job, Jonás y Pablo, hasta Juan, vemos el amor constante y el cuidado de Dios por su pueblo. Su Palabra es una lámpara que nos dará clara orientación cuando las circunstancias sean sombrías. Ella ofrece la mejor dirección que encontraremos. Cuando meditamos en ella, oramos con ella, nos aferramos a ella y la incorporamos a nuestra vida cotidiana, su luz ahuyenta las tinieblas. Los salmos, en particular, son útiles para enfrentar los temores.

Dios, el soberano de este universo, tiene el control de su vida. No cometa el error de pensar que no lo tiene, simplemente porque Él no actúa de acuerdo con su voluntad y su calendario. Si usted lee su Biblia y medita en ella, encontrará verdadera fuerza en sus promesas.

 

Por Min. En Contactovencereltemor

Las recompensas

Las recompensas de la paciencia

Leer | SALMO 40

 

La Biblia contiene muchas historias de personas que esperaron años o incluso décadas antes de que las promesas del Señor se cumplieran. Lo que los creyentes modernos pueden aprender de la paciencia de siervos como Abraham, José, David y Pablo, es que esperar en el Señor tiene recompensas eternas.

Veamos hoy al monarca más memorable de Israel. David era el heredero elegido al trono de Israel, pero pasó años esquivando la furiosa persecución del rey Saúl. A pesar de haber tenido dos oportunidades diferentes para vengarse, David resistió la tentación y no le quitó la vida al rey Saúl. Prefirió seguir el plan de Dios para su coronación, en vez de deshonrar al Señor matando al rey. Los salmos de David revelan su conocimiento de la obra de Dios en su vida. No solo logró su objetivo por su paciencia, sino que también se dio cuenta de que la dirección de Dios era siempre la mejor.

David dejó un testimonio extraordinario de la fidelidad de Dios para ser leído y meditado. Tomó la decisión de esperar en el Señor, y el resultado tuvo la aprobación y la bendición del Padre celestial. No podemos subestimar la recompensa de vivir bajo la aprobación divina. Esto no es una condición especial reservada para “gigantes de la fe” como David. Todos los que esperan obedientemente hasta que el Señor actúe en favor de ellos, permanecen en su gracia.

David no recibió bendiciones por ser especial, fue honrado entre los hombres porque honraba al Señor por encima de todo. Y porque confiaba en la fidelidad de Dios, soportó las dificultades con paciencia. Nosotros, también, podemos contar con que seremos bendecidos si esperamos en el Señor.

 

Por Min. En ContactoLsRecompnssDLPasc

Purificados…

Purificados por el fuego

Leer | 1 PEDRO 1.6, 7

 

Dios está actuando constantemente en nuestras vidas. Aun en los tiempos de adversidad, Él quiere lograr algo grande y bueno. ¿Cómo afecta esto nuestra respuesta? El pasaje de hoy nos enseña que debemos decidir alegrarnos en tiempos difíciles. Esto no significa que tenemos que estar felices por la dificultad en sí. En vez de eso, se tiene el gozo de acercarse al Señor y de creer firmemente que, por su poder redentor, Él nos está preparando. Si su respuesta a las pruebas es la ansiedad, el enojo o la depresión, la idea de estar alegre en medio de una situación negativa, no parece lógica. Pero, si ve más allá de lo superficial, descubrirá que este mandato bíblico tiene sentido por varias razones.

Por lo general, nuestra reacción natural frente al dolor es correr en la dirección opuesta lo más rápidamente posible. Pero Dios quiere enseñarnos a ser fuertes para soportar —al igual que un corredor desarrolla fortaleza mediante el entrenamiento—, de modo que podamos sacarle provecho a lo que Él está haciendo en nuestros corazones. El Señor utiliza las pruebas como un fuego purificador, para darnos mayor madurez espiritual. Cuando nos demos cuenta de que estamos siendo perfeccionados por las adversidades, comenzaremos a enfrentar los tiempos de dificultad con la confianza de que Él siempre quiere lo mejor para nosotros.

Aunque la perspectiva del mundo ve como ingenua la esperanza y el gozo en medio de las dificultades, la perspectiva espiritual entiende que podemos ser llenos de un gozo sobrenatural, sabiendo que el Señor nos está convirtiendo en guerreros espirituales capaces de transformar al mundo.

 

Por Min. En Contacto   Purificadosporelfuego

Un corazón para Dios

Un corazón para Dios

Leer | HECHOS 13.16-22

 

El rey David cometió varios errores graves en su vida. Pero fue llamado un varón conforme al corazón de Dios, y fue utilizado poderosamente por Él para liderar a los israelitas. Lo que distinguía a David era la prioridad que daba a su relación con Dios.

David se deleitaba en conocer al Señor, y lo buscaba fervientemente. Al escribir: “Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, en tierra seca y árida”, declaraba que la misericordia de Dios era mejor que la vida, y prometía alabarle durante toda su existencia (Sal 63.1, 3, 4).

David veía al mundo desde una perspectiva centrada en Dios. Se maravillaba del poder creador del Señor en el mundo, confiaba en su protección y fortaleza, y proclamaba su fidelidad en sus escritos. También oraba fervorosamente y con frecuencia, haciendo peticiones en la mañana, esperando con ansiedad una respuesta. En las noches seguía buscando a Dios (Sal 63.6).

Ambas acciones —orar y meditar en el carácter de Dios— alimentaban su confianza en el Señor. Su fe lo sostuvo a lo largo de su vida: como pastor de ovejas, protegiéndolo de los ataques de animales salvajes; como joven, derrotando al gigante Goliat; y como el líder ungido de la nación, librándole de los planes sanguinarios del rey Saúl. Cualquiera que fueran las circunstancias, buscaba al Señor y le daba prioridad a la relación que había entre ellos.

Los salmos recogen el deseo de David de conocer a Dios y de ser conocido por Él. Buscaba guía del Señor mediante la oración, y tenía un corazón para Él. El Señor Jesús nos invita a acercarnos y a dedicar tiempo para aprender de Él (Mt 11.28, 29). ¿Es el seguir a Cristo la prioridad de su vida?

 

Por Min. En Contacto SegaCristo

El peligro…

El peligro de deslizarse

Leer | PROVERBIOS 14.15, 16

 

Una hermosa tarde, mi mejor amigo y yo encontramos un bote abandonado flotando en el río. Tenía los remos rotos, pero eso no pareció ser un impedimento para un par de adolescentes. Subimos al bote, y nos dejamos llevar por la corriente. No estoy seguro de cuánto tiempo pasó mientras estuvimos flotando a la deriva, pero supimos que estábamos en problemas cuando oímos un estruendo. Más adelante el agua se precipitaba sobre una represa. Aterrorizados, echamos mano de los remos rotos y nos pusimos a remar con fuerza contra la corriente. Nos las arreglamos para llegar bien cerca de la orilla, y saltamos, pero el bote cayó en la represa. Lo que comenzó como una diversión sencilla terminó casi en una tragedia.

Eso es exactamente lo que sucede con muchas personas hoy. Lo que comienza como una diversión, termina en un naufragio porque las personas se dejan llevar por la corriente, sin pensar antes o darse cuenta de que se están alejando de la seguridad que ofrece el plan de Dios. Según la actitud prevaleciente en la sociedad moderna, Dios no hace falta mientras la corriente esté tranquila. En otras palabras, cuando hay buenos ingresos, la familia está libre de riesgos y la salud es estable, ir con la corriente parece bien. Pero, en realidad, una persona a la deriva está siendo arrastrada a corrientes contrarias a Cristo y la iglesia.

El pasaje de hoy enseña que el sabio ve el futuro, y evita el desastre. Dicho de otra manera: Dejarse llevar por la corriente es una insensatez. En muchos aspectos de la vida —matrimonio, familia, finanzas, etc.— necesitamos tener un plan de navegación claro para tener éxito (Pr 3.6).

 

Por Min. En Contacto           CuiddResblrs

Bendición en medio de …

Bendición en medio de la oposición

Leer | MATEO 5.3-16

 

Al contrario de la popular pero mala teología, la salvación no garantiza una vida fácil. Es tentador presentar al cristianismo como un refugio que nos libra de dificultades, y solo atrae bendiciones. Esa clase de “fe” puede sonar bien, pero no es auténtica.

La verdad es que en este mundo no podemos evitar el conflicto, pero debemos aprender a enfrentarlo con valor y sabiduría. El gozo de nuestra fe es que el Señor nos da todo lo que necesitamos para enfrentar lo que se nos presente en la vida, y que Él tiene el poder de utilizar las cosas difíciles para nuestro bien. Podemos sentirnos tentados a no decir nada y a armonizar, en vez de encarar el ridículo; pero aunque hemos sido llamados a ser pacificadores, eso no significa que debemos aislarnos de quienes se oponen a nuestra fe.

Pensemos en el ejemplo del Señor. Aunque Jesús era plenamente Dios, también era plenamente humano; sabía lo que era el aguijón del rechazo, al igual que nosotros (He 4.15). Pero fue tan valiente al desafiar al statu quo, que los líderes religiosos exigieron su muerte. Puesto que estuvo en el centro de la controversia a lo largo de todo su ministerio, se apartaba con frecuencia para pasar tiempo con su Padre. Por eso, cuando estamos en medio de la persecución, podemos llegar a conocer al Señor de una manera nueva y profunda.

Así como la sal resalta el sabor de la comida, nuestra presencia puede impactar a quienes nos rodean, aun cuando nos critiquen o rechacen. Impacte usted al mundo siendo simplemente la persona para lo cual Dios le creó. ¡Sea fiel, y confíe en que Él está en acción!

 

Por Min. En Contacto  SFl

Una fe probada

Una fe probada

Leer | 1 PEDRO 1.3-9

La fe es quizás el elemento más fundamental de la vida cristiana, porque es el medio de acceso a la salvación. Nuestra fe ­o la falta de ella­ moldea nuestra vida y determina lo que nos sucederá cuando soplen los vientos de la adversidad. Algunos cristianos no pierden el equilibro, aun cuando son azotados por vientos huracanados; mientras que otros son derribados por la más mínima ráfaga. Para entender por qué es así, tenemos que examinar la fuente de nuestra fe.

La fe heredada: Si usted se crió en un hogar cristiano, probablemente adoptó algunas de las creencias de sus padres. Esta clase de fundamento espiritual es un regalo maravilloso del Señor, pero al final cada persona deberá asumir la responsabilidad por sus propias creencias.

La fe del manual: La Biblia es la guía definitiva para fundamentar nuestras creencias. Pero no la única fuente de influencia. Los libros, los predicadores, los maestros y los amigos influencian nuestras convicciones. Nuestra teología puede, de hecho, ser sólida, pero la fe no será sino aceptación intelectual hasta que sea puesta a prueba.

La fe probada: Solo cuando confiamos en el Señor en medio de las llamas de la adversidad, tendremos una fe capaz de resistir. Ya no se basará en lo que otros nos han dicho o hemos aceptado como cierto, sino en nuestra experiencia directa de su fidelidad.

Para evaluar su fe, piense en cómo reacciona usted ante la adversidad. ¿Se aferra al Señor o se enoja con Él? ¿Tiene una actitud de gozo o de amargura por lo que Dios está permitiendo en su vida? Nadie puede escapar de las adversidades, pero quienes tienen una fe probada se beneficiarán de ellas.

 

Por Min. En Contacto   FeAprbda

Consagrados a …

Consagrados a Dios

Leer | SALMO 62.1, 2

 

Al ser salvos por la fe en Cristo, expresamos nuestro amor y gratitud mediante nuestra consagración a Él. El estudio regular de la Biblia y la oración serán parte integral de nuestra vida diaria. Además, nuestra consagración al Señor se evidenciará por nuestra pasión a obedecerlo, y nuestro espíritu de humildad y servicio.
1.Obediencia. David buscaba siempre obedecer a Dios. Siendo un joven pastor, se ocupaba fielmente de los animales de su padre. Siendo rey, puso de lado su deseo de construir el templo, y dejó que Salomón lo hiciera, tal como Dios lo había ordenado. Aunque David no vivió de manera perfecta, su deseo era hacer lo que el Señor le pidiera. Vemos por las palabras de Jesús en Juan 14.15, que la obediencia debe ser también nuestra prioridad más importante. Él dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”.
2.Humildad. Después que David mató a Goliat, la multitud lo alabó a gritos. Sin embargo, no se volvió orgulloso, sino que siguió al servicio del rey Saúl y esperó que Dios lo convirtiera en el gobernante de Israel. Pero aun siendo rey, se mantuvo humilde. Sabía que lo que había logrado era por lo que había hecho el Señor, no él (2 S 7.18).
3.Servicio. Ya fuera como un humilde pastor o un poderoso rey, la meta de David fue obedecer a Dios y servirle.

Este hombre conforme al corazón de Dios estuvo consagrado a su Señor. Buscaba conocerlo, y anhelaba hacer su voluntad. Las acciones de David reflejaban su humilde actitud de siervo y su anhelo de complacer a su Padre celestial. Dé usted los pasos necesarios para vivir consagrado al Señor Jesús.

 

Por Min. En Contacto     ObedcrySrvr

El discernimiento

El discernimiento espiritual

Leer | PROVERBIOS 2

 

En algún momento, todos nos hemos sentido confundidos, indecisos o desorientados. Podemos vivir victoriosa y confiadamente solo cuando tenemos la capacidad de ver la vida desde la perspectiva de Dios. Necesitamos su ayuda para poder distinguir entre el bien y el mal, lo bueno y lo mejor, y la verdad y el error.

Cada día tomamos muchas decisiones, algunas triviales y otras importantes. El Señor no quiere que nos formemos juicios basándonos en simples apariencias o en el limitado razonamiento humano. Dios desea que veamos la realidad de cada situación tal como Él la ve. También podemos confiarle al Señor nuestras relaciones. Puesto que Él conoce el corazón de cada persona, la única manera que tenemos de relacionarnos sabiamente con otros es siendo sensibles a la dirección del Espíritu Santo que mora en nosotros.

Aunque Dios da a cada uno de sus hijos la capacidad de tener discernimiento espiritual, muchos cristianos ignoran esto. Se mueven a ciegas por la vida haciendo lo mejor que pueden, pero no utilizan esta maravillosa ayuda. Otros no creen que la necesitan. Toman decisiones de acuerdo con su propio saber y entender, sin pensar para nada en el Señor. A menos que cooperemos con Dios en cuanto al desarrollo de su maravilloso regalo del discernimiento, éste se mantendrá inactivo en nosotros.

El discernimiento comienza con una actitud dócil y humilde. Si usted ha estado manejando sus decisiones, situaciones y relaciones usando su propio razonamiento, arrepiéntase de esto ante Dios; pídale su perspectiva, y busque dirección en su Palabra.

 

Por Min. En Contacto   Humldd

Cómo volver …

Cómo volver al buen camino

Leer | 2 PEDRO 3.17, 18

No importa qué tan apartado haya estado usted de Dios, siempre será recibido con los brazos abiertos por Él. Esa es la enseñanza de la parábola del Señor Jesús sobre el hijo pródigo —el joven insensato que siguió el camino del placer que lo llevó a la ruina, y que luego volvió a su padre y encontró redención (Lc 5.11-32). Es posible que a usted no le haya llegado la ruina todavía, pero sabe que su corazón se ha enfriado a las cosas de Dios. Cualquiera que sea la historia de su alejamiento, que hoy sea el día en que decida volver al Señor.

Como sucede con cualquier pecado, lo primero que tiene que hacer para volver al buen camino es reconocer que se ha alejado del Señor. Luego, confiéselo y arrepiéntase, que es como dirigir el bote en la dirección contraria, y remar con todas las fuerzas hacia Dios. Si se está preguntando cómo hacerlo, le sugiero una estrategia que yo utilizo cada mañana. Antes de salir de la cama, le digo a Dios mentalmente: Te entrego todo este día de mi vida. Cuando surge algo contrario al plan de Dios, y pienso en seguirlo, el Espíritu Santo me recuerda que no me pertenezco a mí mismo. Solo sigo la voluntad de Dios.

Cada día elegimos si remaremos o si seremos arrastrados por la corriente. En cuanto a mí, elijo buscar a Dios.

Pedro nos advierte que estemos en guardia contra actitudes e ideologías que puedan alejarnos de la verdad (2 P 3.17). Decida remar hacia el Señor meditando en la Palabra, orando y viviendo en obediencia. Practicar las disciplinas espirituales hace que nuestro corazón se mantenga ferviente hacia Dios.

 

Por Min. En ContactoVovsADios

A %d blogueros les gusta esto: