Mes: mayo 2011

oremos por

Dios les bendiga oremos juntos por las siguientes peticiones: El hermano Carlos pide intervención de Dios en apelación judicial./ Hno Jimmy por consagración y perseverancia/Hna Estela protección de Dios y puertas abiertas cristianos presos por su fe en Cristo./ Hna. Linda el Señor siga abriendo oportunidades y colaboradores para ofrecer talleres de oficio y evangelización en comunidades remotas de México./ Hna. Stephanie por su hogar y salvación de familia./ Por todas las madres/ Por los graduandos y graduados

Felicidades en el Día de las Madres

Un poco de Historia:
Mientras algunos atribuyen la celebración del Día de la Madre a una estrategia mercadotecnica y comercial, la realidad es que su origen tuvo un sentido muy diferente.
Las celebraciones por el día de la madre se iniciaron en la Grecia antigua, en las festividades en honor a Rhea, la madre de Jupiter, Neptuno y Plutón.

El origen del actual Día de la Madre se remonta al siglo XVII, en Inglaterra. En ese tiempo, debido a la pobreza, una forma de trabajar era emplearse en las grandes casas o palacios, donde también se daba techo y comida.
Un domingo del año, denominado «Domingo de la Madre», a los siervos y empleados se les daba el día libre para que fueran a visitar a sus madres, y se les permitía hornear un pastel (conocido como «tarta de madres») para llevarlo como regalo.
Esta celebración se desarrollaba colectivamente, en bosques y praderas.
Aunque algunos colonos ingleses en América conservaron la tradición del británico Domingo de las Madres, en Estados Unidos la primera celebración pública del Día de la Madre se realizó en el otoño de 1872, en Boston, por iniciativa de la escritora Julia Ward Howe (creadora del «Himno a la república»). Organizó una gran manifestación pacífica y una celebración religiosa, invitando a todas las madres de familia que resultaron víctimas de la guerra por ceder a sus hijos para la milicia.
Tras varias fiestas bostonianas organizadas por Ward Howe, ese pacifista Día de la Madre cayó en el olvido. Fue hasta la primavera de 1907, en Grafton, al oeste de Virginia, cuando se reinstauró con nueva fuerza el Día de la Madre en Estados Unidos, siendo Ana Jarvis, ama de casa, quien comenzó una campaña a escala nacional para establecer un día dedicado íntegramente a las madres estadounidenses.
En memoria de una madre
Luego de la muerte de su madre en 1905, Jarvis decidió escribir a maestros, religiosos, políticos, abogados y otras personalidades para que la apoyaran en su proyecto de celebrar el Día de la Madre, en el aniversario de la muerte de su propia progenitora, el segundo domingo de mayo.
Tuvo muchas respuestas, y en 1910 esta fecha ya era celebrada en casi todo Estados Unidos.
En 1914, el Presidente Woodrow Wilson firmó la proclamación del Día de la Madre como fiesta nacional, que debía ser celebrada el segundo domingo del mes de mayo.
La primera celebración oficial tuvo lugar un día 10 de mayo, por lo que este día fue adoptado por muchos otros países del mundo como la fecha del «Día de las Madres».

MUCHAS FELICIDADES

Eres la niña de Sus ojos

Eres la niña de sus ojos
…Mi papá decía eres mi niña linda, “la niña de mis ojos”. Compartía muchísimo con él y disfruté su compañía así como el cuido protector. Le oí decir reiteradas ocasiones cuidado con la nena “es la niña de mis ojos”.
…Con cuidado minucioso también cuidamos nuestros ojos, porque lo más mínimo los irrita, lastima, dá picor, saca lágrimas y puede llegar a causar daño en la visión de manera pasajera o permanente. Así que procuramos sacar del ojo lo que está estorbándolo.
…Hablando el Profeta de Dios Zacarías dijo en el capítulo 2:8 “Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos: Tras la gloria me enviará él a las naciones que os despojaron; porque el que os toca, toca a la niña de su ojo. Parafraseando: Su ojo está día y noche sobre el pueblo y comparativamente le molesta su ojo cuando le hacen algo a su Pueblo. Y todo lo que entra al ojo tiene que salir. Así que Dios sacará de su ojo lo que está estorbándolo.
…¡Qué hermoso! Somos la niña de sus ojos. Ay, del que es estorbo. No irrites la niña del ojo de Dios, siendo tropiezo a su Pueblo o si eres pueblo, no seas tropiezo al hermano(a) pues como objeto extraño que estorba te echará fuera Jehová de delante de su vista.
…Procura que Dios diga de ti: “eres la niña de mis ojos”.
Por Pra. Daisy Rodríguez

A %d blogueros les gusta esto: